1 de noviembre de 2018 15:28

Las familias quiteñas acudieron al cementerio en el primer día de feriado

Muchos quiteños optaron por acudir este 1 de noviembre del 2018 al cementerio, ya que mañana viernes se espera una mayor cantidad de personas por ser el Día de los Difuntos. La aglomeración de personas no fue significativa. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Muchos quiteños optaron por acudir este 1 de noviembre del 2018 al cementerio, ya que mañana viernes se espera una mayor cantidad de personas por ser el Día de los Difuntos. La aglomeración de personas no fue significativa. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Isabel Alarcón

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las tumbas y nichos se llenaron de flores este jueves 1 de noviembre del 2018 en los cementerios del norte y centro de Quito. En este primer día de feriado, las familias aprovecharon para ir a visitar a sus seres queridos.

Muchos optaron por acudir hoy al cementerio, ya que mañana se espera una mayor cantidad de personas por ser el Día de los Difuntos. Esta fue la reflexión de Fernando Ortega, quien fue junto con su esposa al cementerio de El Batán para adornar la tumba de su padre, que murió en febrero de este año.

Ambos se sentaron en el césped, quitaron las flores marchitas y colocaron las plantas que compraron en Nayón para esta fecha especial. Mañana, dice, solo irán al cementerio a la misa.

Marcelo Quintana, de 73 años, también aprovechó la poca afluencia de gente para pintar con tranquilidad el nicho de su madre que murió en el 2003. Aunque no va muy seguido a visitarla en El Batán, en esta ocasión se aseguró de dejar el nicho en buenas condiciones y pidió que se retocara una frase que ya no se leía muy bien.

En el cementerio de San Diego la situación fue similar. Las familias entraban con flores y cartas para colocarlas donde reposan sus seres queridos, mientras en las afueras los comerciantes se esforzaban por vender sus productos. “A USD 0,50 las flores y a USD 0,10 las cartas”, se podía escuchar desde el ingreso.

Carmen Ortega, de 70 años, cuenta que acude a este cementerio todos los años en esta fecha para pintar el mausoleo de su familia. Su hijo es quien la ayuda en esta labor, ya que sus otros ocho hermanos viven en Estados Unidos y ella se encarga de mantener el lugar en buenas condiciones. Allí están enterrados sus padres.

Al igual que Ortega, varias familias optaron por permanecer todo este jueves en el lugar. La aglomeración de personas no fue significativa.

El tráfico en los exteriores de estos lugares fluye con normalidad. Para mañana se espera una mayor cantidad de personas.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)