30 de septiembre de 2018 00:44

Ecuatoriano nominado al Nobel viaja a Estocolmo

Ángel Llerena ha trabajado por 25 años en investigación agropecuaria y agricultura sostenible. Foto: archivo / EL COMERCIO

Ángel Llerena ha trabajado por 25 años en investigación agropecuaria y agricultura sostenible. Foto: archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 26
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Llegó al aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil un poco antes de su vuelo. La noche del sábado 29 de septiembre de 2018, Ángel Llerena Hidalgo atendió a los medios de comunicación previo a abordar un avión rumbo a Estocolmo (Suecia), donde será parte de la ceremonia de entrega de los premios Nobel.

El ecuatoriano fue nominado en Fisiología por la utilización de agua ozonificada para la eliminación de la sigatoka negra en las plantaciones de banano. Junto a su equipo desarrolló esta investigación durante cinco años, con el apoyo de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Llerena recibió la propuesta de nominación de la Universidad Agraria Fructuoso Rodríguez Pérez de La Habana (Cuba), donde realizó su doctorado.

En el área de salidas internacionales el ingeniero agrónomo recibió el apoyo de estudiantes, colegas y amigos. Mientras chequeaba su vuelo, algunos de sus allegados alzaron carteles con frases de apoyo al investigador.

La entrega del Premio Nobel de Fisiología será este lunes 1 de octubre de 2018. Se podrá seguir en vivo a través del portal www.nobelprize.org

Ángel Llerena ha trabajado por 25 años en investigación agropecuaria y agricultura sostenible. Durante los últimos cinco se ha concentrado en buscar metodologías para mitigar el uso de compuestos químicos.

La técnica del ozono ya ha sido patentada y ahora busca aplicaciones en cultivos de cacao y arroz. Japón, Tailandia, Costa Rica y Guatemala están interesados en acceder a la metodología.

Esta consiste en la instalación de pequeñas máquinas de ozono para el tratamiento del agua en las plantaciones. El líquido oxida el hongo causante de la sigatoka negra, que se expande en las hojas afectando la fotosíntesis y el crecimiento del fruto. Según los resultados, el hongo desaparece desde las primeras aplicaciones; el agua ozonificada también redujo los costos en 40% y aumentó la producción en un 25%.

En medio de los preparativos de su viaje, el investigador adelantó que ya cuenta con una amplia agenda al regresar. Tiene previsto ser parte del Comité Científico del VII Congreso Latinoamericano de Agroecología, que será del 2 al 5 de octubre en la Universidad Católica. Mientras que el 18 y 19 será ponente en el Primer Congreso Internacional de Gestión de Conocimiento, Gobernanza y Desarrollo Sostenible.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (37)
No (2)