César Augusto Sosa

10 años para un TLC con la Unión Europea

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 55
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 2
Contento 2

El único tratado de libre comercio del Ecuador se firmará esta semana con la Unión Europea. Paralelamente, hoy arranca la quinta ronda de negociaciones con Corea del Sur, cuyo interés es conseguir un acuerdo similar al europeo. Y el Ministro de Comercio Exterior ha realizado acercamientos con Estados Unidos para impulsar la relación bilateral y atraer nuevas inversiones al país.

Pareciera que la política de comercio exterior se aclaró súbitamente, que ya se definió un modelo de desarrollo basado en la apertura comercial, que ya no existen diferencias en el Gobierno sobre los TLC, que el proteccionismo fue una mala idea.

Pero lo cierto es que las cosas no cambian súbitamente y menos en un Gobierno que sigue hablando del ‘boboaperturismo’, que responsabiliza de la crisis a la apreciación del dólar, a la caída del precio del crudo y que -aunque suene contradictorio- mantiene barreras a las importaciones mientras firma un acuerdo de libre comercio.

Al cabo de casi diez años de la actual administración, el tratado comercial con la Unión Europea se concreta por cansancio, porque no quedaba otra opción. Y esa falta de convicción puede terminar torpedeando la implementación del TLC, como ya ocurrió en el 2014, cuando pese a haber cerrado la negociación con los europeos, el Gobierno cambió las reglas, aunque después de dos años tuvo que volver al texto acordado.

Al Gobierno le cuesta avanzar en acuerdos de libre comercio porque, además, su agenda no coincide con la del sector productivo. Corea del Sur, por ejemplo, no es prioridad para los empresarios locales, pues en el balance general hay más costos que beneficios. Las cuatro rondas de negociación han sido de calentamiento y existe el riesgo de que los diálogos se congelen hasta el siguiente Gobierno.

En cambio, EE.UU., que es prioridad para los empresarios, no entró en la agenda del Gobierno por casi diez años. El acuerdo de libre comercio con la UE será el hecho más relevante en una década sin política comercial.