Rodrigo Borja

Terrorismo en nombre de Alá

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 3
Indiferente 6
Sorprendido 3
Contento 1
1 de junio de 2014 03:51

La milicia fundamentalista islámica “Boko Haram”, fundada en Nigeria por Mohammed Yusuf el 2002, ha lanzado una larga campaña de terror contra las instituciones educativas nigerianas y contra el “saber occidental”. En abril 2012, postulando que “la educación occidental es un pecado”, asaltó la universidad de Bayero en la ciudad de Kano y causó 16 muertos.En septiembre del mismo año expidió una declaración en la que amenazaba a 19 centros de educación superior con una oleada de atentados si no dejaban de impartir “educación occidental”. Y, en cumplimiento de su amenaza, atacó una residencia universitaria en el noreste de Nigeria y mató a 26 estudiantes. Todo por combatir la enseñanza de la “ciencia occidental” en los planteles universitarios.

Pero si ellos prescindieran de la “ciencia occidental” se quedarían sin computadoras ni internet. Hasta las armas con las que matan esos terroristas son fruto de la tecnología occidental. Hay una “occidentalización” de la cultura mundial.

El 5 de julio del 2013 malhechores de “Boko Haram” asesinaron a 42 estudiantes cristianos en la ciudad de Potiskum de Nigeria cuando asaltaron la escuela pública, la incendiaron con los alumnos y profesores dentro y dispararon contra quienes trataron de huir.

Y hace 45 días, en un colegio del poblado Chibok, secuestraron a 223 muchachas de entre 13 y 18 años de edad para venderlas como objetos sexuales.

El líder de la banda, Abubakar Shekau, declaró que las había secuestrado “por orden de Alá” para sentar el precedente de que “la educación occidental debe cesar”. Y proclamó: “¡Hermanos: deben cortar la cabeza de los infieles!”.

Pocos días después miembros del grupo islámico, con uniformes militares y vehículos blindados, irrumpieron en la ciudad nigeriana de Gamboru Ngala —que había sido usada como base de las tropas que buscaban a las niñas secuestradas— y, al grito de “¡Dios es Grande!”, lanzaron granadas y bombas contra un mercado lleno de gente y prendieron fuego a los edificios para quemar vivos a quienes en ellos se refugiaron. Quedaron 310 personas muertas.

Las fuerzas armadas nigerianas, con la ayuda de EEUU, Inglaterra, Francia y China, han localizado a las muchachas raptadas, pero su rescate no será fácil.

Abubakar Shekau estudió teología islámica en Maiduguri. Allí conoció al predicador Mohammed Yusuf, fundador del “Boko Haram”. Su objetivo central es hacer de Nigeria, por la fuerza de las armas, un Estado islámico. Para ello, utilizando la religión como instrumento, seduce y recluta a los jóvenes en su ejército de fanáticos islamistas. Y proclama: “me gusta matar a quien sea que Dios me pida matar”.

El grupo fundamentalista, en una suerte de “santa inquisición islámica”, ha dado muerte a varios miles de personas desde el día de su insurrección contra Occidente.