La seguridad de los periodistas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

A. D. MCKENZIE
IPS

Representantes de medios de comunicación y de gobiernos se reunieron el viernes 5 en París, para analizar cómo se puede reforzar la seguridad de las personas que trabajan en el sector, mientras continúan los crímenes y ataques contra los periodistas.

Organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), esta reunión “sin precedentes” de ejecutivos de los medios de comunicación y representantes de los Estados miembros de la Unesco procuraba “mejorar la seguridad de los periodistas y combatir la impunidad de los crímenes contra profesionales de los medios”, señaló la agencia.

“El problema de la muerte de periodistas en diferentes partes del mundo ha ido en aumento en los últimos cinco años, y el sistema de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) en su conjunto está más preocupado por esto”, declaró Guy Berger, director de la división de la Libertad de Expresión y el Desarrollo de los Medios de la Unesco.

La ONU pone “mucho esfuerzo” para que se tomen más medidas contra estos asesinatos y la Unesco trabaja para generar una mayor cooperación entre los diversos grupos interesados en la seguridad de los periodistas, aseguró.

Pero la conferencia se concentró en aquello que las empresas de medios de comunicación pueden hacer por sí mismas para “dar un paso adelante” y llamar la atención sobre el asunto, explicó. La reunión de un día “fomenta el diálogo sobre las cuestiones de seguridad con el fin de reducir el elevado número de víctimas en la profesión”, explicó la Unesco.

En 2015 hubo 112 trabajadores de medios de comunicación asesinados en el ejercicio de su profesión, según la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

La FIP, que representa a unos 600 000 miembros en todo el mundo, aclaró que de esas muertes al menos 109 periodistas y trabajadores de medios fueron víctimas de “asesinatos selectivos, atentados con bomba e incidentes de fuego cruzado”. Este número representa una ligera disminución con respecto a 2014, cuando fueron asesinados 118 comunicadores.

Reporteros sin Fronteras (RSF), una organización defensora de la libertad de expresión, señaló en su informe anual que las muertes se “atribuyen en gran parte a la violencia deliberada contra los periodistas” y demuestran el fracaso de las iniciativas para proteger al personal de los medios de comunicación.

Entre las víctimas se incluyen los dibujantes del semanario satírico francés Charlie Hebdo, asesinados en enero de 2015.
El director general de RSF, Christophe Deloire, pidió a la ONU que designe a un representante especial para la seguridad de los periodistas y añadió que es “absolutamente esencial” la creación de un mecanismo específico que haga cumplir el derecho internacional referido a su protección.