Sergio Dahbar

Como en Rumania

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
27 de March de 2014 00:01

A medida que pasan los días realidades del viejo comunismo europeo aparecen en las calles de Venezuela, como déja vù de épocas nefastas de la historia contemporánea. Por 15 años se destruyó la institucionalidad como nunca antes, pero existía cierto prurito por mantener formas democráticas. Desde que asumió el Heredero del Eterno, la convivencia se deteriora a la velocidad de la luz. Nadie pareciera detener este tren que avanza sin mando hacia ninguna parte.

Por culpa del cine, recordé otra vez a Rumania. En 1967 apareció la turbia figura de Nicolae Ceaucescu. Al principio fue percibido como un político independiente (y dictatorial): promovió la disolución del Pacto de Varsovia. Fue crítico con las intervenciones totalitarias de Checoslovaquia y Afganistán.

Pero no pasó demasiado tiempo antes de que Ceaucescu se aislara de Occidente y encontrara un modelo a imitar en Corea del Norte, con su demencial culto a la personalidad.

En los años ochenta intentó acabar con la deuda externa a través de un curioso método conocido como "racionalización".

Este método significó la desaparición de artículos de primera necesidad como la carne, la leche, los huevos, el agua corriente y la luz eléctrica. No tardó en incendiarse el país. Brasov, primero, y luego Timissoara, concentraron el caldo de cultivo de la rebelión que terminó por arrasar con una administración atrasada e ineficiente.

Nicolae Ceaucescu perdió el apoyo del Ejército, que encontró una forma rocambolesca de convertirlo en el culpable de todos los males. Lo ejecutaron en Navidad junto con su esposa. Lo impresionante es que ya el comunismo había dejado una marca en Europa del Este.

Y quizás el país que mejor ha sabido tramitar en el arte cinematográfico lo que fue el padecimiento de una época infernal fue Rumania. De ese rincón ha salido el mejor retrato de la ignominia, con piezas galardonadas en Cannes, Berlín, San Sebastián y Toronto.

Es el caso de 'La postura del hijo', del realizador Calin Peter Netzer, que obtuvo el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín 2013. Es una joya de esas que alimenta el planeta del mejor cine independiente.

El título alude al punto de vista del hijo, un joven que vive sometido bajo una de esas madres obsesivas que asfixian cuando aman demasiado. Ella es arquitecta, tienen dinero y en el poscomunismo no se detiene ante nada.

El contexto que incuba este drama es la sociedad poscomunista rumana: conviven desigualdades sociales, corrupción y tráfico de influencias.

Netzer se apoya en un conflicto entre madre e hijo. Quizás porque, como él ha confesado, en el comunismo del Este se desarrolló un sentido de posesión materno más fuerte que en el resto de Europa.

Lo que permite especular que en sociedades totalitarias ser libre es un asunto que empieza por casa.