Xavier Basantes

Los privilegios del sector de los transportistas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 68
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

El gremio de los transportistas es un sector productivo privilegiado. El 15 de julio, sus representantes participaron en un taller de trabajo en el Palacio de Carondelet, con las más altas autoridades del Gobierno (ya quisieran esta oportunidad otras pymes y microempresarios, cuya única relación con el Estado es pagar impuestos), para exponer todas sus necesidades y objeciones a la aplicación de las leyes que afectan sus intereses.

Allí se abordaron, entre otros temas, deudas por subsidios; precio de los pasajes; los costos de los vehículos, repuestos, lubricantes; reformas a la ley de tránsito; rebajas de puntos por exceso de velocidad, etcétera. 
Los transportistas se sienten cómodos y saben que lo que ellos proponen se cumple.

Algunos ejemplos: el 8 de abril de este año, el Jefe de Estado firmó el Decreto 975, mediante el cual se redujeron las revisiones anuales de dos a una para el transporte público. En el documento no se incluyeron estudios técnicos, pero al final ellos tienen la razón y no importan las 2 138 personas que murieron el año pasado, por siniestros que causaron los conductores.

En abril del 2015 lograron que se excluyera a las llantas de las salvaguardias; además, en el Legislativo ya se analizan proyectos que plantean sanciones más leves para los transportistas que excedan la velocidad en vías y carreteras.
Ahora, con el reciente proyecto de Incentivos Tributarios que se tramita en la Asamblea, también se otorgan más beneficios a los transportistas y hasta las autoridades del Gobierno defienden sus intereses.

Según sus ministros, actualmente los transportistas tienen unidades independientes y lo que se busca con el proyecto es el cooperativismo, para que formen empresas y accedan a más beneficios. Además, dicen, “permitirá que el transporte sea más eficiente y que la gente tenga un mejor servicio”.

Lo que en la práctica se dará es una reducción en el pago del Impuesto a la Renta.
 Empresas, pymes y microempresas se preguntan por qué la ley no se aplica por igual y solo un sector sea el mimado del Gobierno.