Víctor Fagilde

Patrimonio sonoro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 6

Embajador de España en Ecuador

El Programa de Patrimonio para el Desarrollo de la Cooperación Española tiene como objetivo el desarrollo humano y social, la mejora de las condiciones de vida y la creación de riqueza, a través de la puesta en valor y gestión sostenible del Patrimonio Cultural, estableciendo las condiciones que permitan que se beneficie en especial la población de menos recursos y favoreciendo el desarrollo de las capacidades culturales, la preservación de las identidades y la diversidad cultural.

Este Programa, que funciona en Ecuador desde 1985 -proyectos de restauración, rehabilitación, elaboración de planes en los centros históricos de Quito y Cuenca, tres Escuelas Taller que han formado a 2.000 jóvenes en oficios relacionados con la restauración del patrimonio-, va ahora a apoyar el proyecto “Recuperación y salvaguarda del patrimonio sonoro de Quito” a través de la intervención en órganos, campanas y códices, y surge del acuerdo entre la Cooperación Española y el Instituto Metropolitano de Patrimonio de Quito.

De los 12 órganos históricos inventariados en la ciudad, se ha escogido intervenir en el que está en el coro de la Iglesia de San Francisco, del constructor bilbaíno Juan Dourte, porque su estado general facilitará su total restauración. En Quito, la vida organística es muy limitada, y tampoco existen organeros, por lo que esta actuación trata de romper esas carencias para reparar y restaurar ese instrumento, para ponerlo en uso y a disposición de intérpretes quiteños y capacitar a artesanos que lo mantengan.

Las campanas, por su situación estratégica en el espacio ciudadano han servido históricamente, a través de sus toques, como mecanismos de información. Son además, objetos únicos de compleja elaboración (aleación, sonido, pericia del fundidor) con sonidos propios e irrepetibles. Por ello, el objetivo de esta intervención es mantener la acústica original. La posibilidad de recuperar los toques tradicionales y su uso regular permitirá recuperar un importantísimo espacio sonoro del paisaje de Quito. Para esta intervención se han seleccionado 19 campanas de San Francisco, San Agustín y Santo Domingo, para recuperar su sonido y dar una capacitación técnica especializada que permita replicar el proyecto en el resto de los campanarios.

En lo que se refiere a los libros corales, y porque entre el XVI y el XVIII no se puede hablar de una música sacra española ni de una americana, porque son la misma cosa, es importante disponer de la música catalogada. En la colección que se custodia en San Francisco (30 códices) se conservan libros del XVII, fecha más temprana que la de la Chiquitania o Puebla. Esas músicas se han utilizado durante siglos en el culto, por lo que el proyecto recuperará los contenidos, los catalogará y empezará su restauración, con formación especializada a restauradores de papel y pergaminos. Se iniciará la intervención en 4 de ellos, y los técnicos que se formen continuarán el trabajo con los que se custodian en distintos conventos.