Enrique Echeverría

Palabras de un santo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
28 de April de 2014 00:02

Como si fuese ayer recordamos la presencia personal del entonces Papa Juan Pablo II quien visitó el Ecuador desde el 29 de enero al 1 de febrero de 1985.

En Quito pronunció el mensaje de trascendental importancia y profundidad filosófica y humana, a un selecto grupo de intelectuales, en el Templo de la Compañía de Jesús. Fue el 30 de enero de 1985. El mensaje versó sobre la "Evangelización de la Cultura" Concretando su disertación a los temas de la justicia y la convivencia manifestó: "Ante las nuevas exigencias de la sociedad actual, que reclama justamente metas de mayor dignidad para las personas, se impone un gran esfuerzo a favor de la justicia, del cambio de estructuras injustas y de la liberación del hombre de todas las esclavitudes que lo amenazan" Más adelante: "La moralidad en la vida privada y pública es la primera y fundamental dimensión de la cultura"… "si se resquebrajan los valores morales en el cumplimiento del deber, en las relaciones de confianza mutua, en la vida económica, en los servicios públicos a favor de las personas y de la sociedad, ¿cómo podremos hablar de cultura, y de cultura al servicio del hombre?" También: "Es urgente ese esfuerzo cultural que, desde la misma entraña de este pueblo, construya una convivencia que no necesita apoyarse en falaces ideologías contrapuestas" En la Catedral Metropolitana habló a los Obispos, Sacerdotes, Religiosas, Religiosos y Seminaristas. En el Estadio Olímpico Atahualpa, el 30 de enero habló a la multitud juvenil asistente y fue cuando -entre varios conceptos- les dijo: "Un joven no puede ni debe cerrar los ojos a la problemática del mundo que lo rodea" Fue tan poderosa su palabra que, al término, se produjo el grito unánime: "No te vayas todavía. No te vayas por favor" Inauguró Radio Católica Nacional del Ecuador y habló de la prensa, radio y televisión al servicio del hombre y de su evangelización. Tuvo un mensaje especial para las religiosas; otro -en la Plaza de San Francisco- para los trabajadores. Concedió una reunión especial al Cuerpo Diplomático. En el campo de "La Cocha", en Latacunga, el 31 de enero se reunió con los indígenas a quienes -entre tántos conceptos- les dijo: "El irrenunciable respeto a vuestro medio ambiente puede a veces entrar en conflicto con exigencias como la explotación de recursos. Es un conflicto que plantea a numerosos pueblos un verdadero desafío y al que hay que hallar caminos de solución que respeten las necesidades de las personas, por encima de las solas razones económicas" Estuvo en Cuenca. Igual en Guayaquil, donde se reunió una multitud impresionante en el suburbio y a la que dedicó una amplia oración sobre el tema "La evangelización de los pobres" Beatificó a Mercedes de Jesús Molina, ahora Santa de los Altares, etc, etc.

Hoy, es Santo de la Iglesia Católica.