Abelardo Pachano

Inquietudes nacionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 45
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 21

1. Comente los cambios aprobados sobre el destino de los aportes de pensiones hechos al IESS para transferirlos hacia el fondo de salud.

Las decisiones tomadas por la actual administración del país en lo concerniente a las políticas de seguridad social, han agudizado el precario equilibrio financiero que se alcanzó con la reforma de inicios del presente siglo, precisamente cuando el IESS llegó a un punto muy cercano a la cesación de pagos y hubo necesidad de reconstruir las bases contributivas para su restablecimiento. Empresas y personas aceptaron cambiar las bases de aportación y empezaron a entregar sumas sustantivamente superiores.

Hoy, la situación es mucho más compleja de aquella pues se han acumulado obligaciones, tanto en el campo de las pensiones como en el de salud, sin contar con el respectivo apoyo financiero. Es más, se han desconocido obligaciones legítimas, profundizando el desequilibrio patrimonial a niveles inéditos.

El país estaba acostumbrado a escuchar la existencia de déficits actuariales (en pensiones) del orden de los 5 000 millones de dólares. Ahora, después de todo lo hecho y al desconocerse el aporte anual del 40% de las pensiones por parte del Estado, el déficit se disparó a niveles oscilantes entre el 75 y el 100% del PIB anual (dependiendo de ciertos supuestos como tasa de rendimiento de las inversiones -si las hay pues con todo lo decidido van a terminar muy pronto su existencia-, ajuste de pensiones, edad de jubilación, años de aportación, costos de administración). Es decir, este indicador crítico y clave del sistema de pensiones que define su supervivencia, se multiplicó entre 15 y 20 veces en estos últimos años.

Por información del Gobierno, precisamente del propio IESS, la firma actuarial que presentó el informe para cercenar las contribuciones al fondo de pensiones y transferirlos al de salud -con serios cuestionamientos sobre su legalidad-, determina un nuevo nivel de déficit que podría llegar al 200% del PIB ecuatoriano (!!!). ¡Increíble!

Sin exagerar sobre lo ocurrido con el IESS, su perspectiva es negra. Y al mirar, en términos fiscales lo que aquello significaría al presupuesto nacional para cubrir las necesidades diarias de caja del IESS (si cumple con su compromiso de hacerlo), sin duda alguna volverá a colocarlo en una situación de enorme dificultad.

Esta política pública de primera prioridad por su carácter social, transita por una profunda etapa de destrucción de valor que no se compadece con el delicado objetivo humano al cual atiende.

2. ¿Cuánto tiempo resiste el  Seguro en el pago de las pensiones jubilares?
Si los fondos acumulados como reservas financieras hasta el año anterior (2014) no sufren otro menoscabo por nuevos cercenamientos o decisiones que establezcan responsabilidades adicionales a las ya reconocidas, es previsible establecer un horizonte de vigencia, antes de su agotamiento de 5 años.

Ya en este año 2015 existe un déficit de caja de 400 millones de dólares para cubrir las obligaciones de pensiones, y conforme transcurre el tiempo su monto se incrementa de manera casi geométrica, para terminar con la utilización allá por los años 2021-2022, cuando deban o quieran jubilarse aquellos que hoy tienen más de 25 años de aportación. En lo inmediato, el IESS deberá reducir sus prestaciones de créditos hipotecarios, quirografarios y recuperar las inversiones en bonos del Estado, para poder operar con normalidad.

3. ¿Por qué es tan grande el déficit del IESS en salud?
Siempre fue deficitario. Por ello existió la obligación del Gobierno de contribuir para su mantenimiento. De ahí que, con motivo de la experiencia recogida en la reforma de inicios de siglo, se haya prohibido la utilización de los recursos excedentarios de un fondo para compensar el déficit de otro y otros.

Ahora bien, durante este Gobierno se amplió la cobertura de salud a los miembros de la familia del afiliado (ampliando consecuentemente su déficit financiero) para lo cual, una vez más, el Gobierno estableció el compromiso de asistir a su financiamiento, el que finalmente ha sido desconocido. Como el Gobierno tiene un déficit fiscal que no lo puede cubrir, utiliza estos artificios para reducirlo (me refiero a la compensación con el fondo de pensiones), pero lo que hace es transferir la brecha a una institución autónoma, que tiene sus propios recursos pero que ahora debe usarlos para atender una obligación creada y comprometida por el Gobierno. De esta forma, los servicios de salud vivirán precariamente sin el aporte ofrecido y comprometido por el Gobierno cuando amplió las coberturas a la familia del afiliado.

4. ¿Qué cambios regionales con influencia en la economía pueden sobrevenir del nuevo Gobierno de Argentina?
Es indiscutible el efecto político en la región, pues uno de los mal llamados gobiernos de izquierda o mejor denominados populistas, de mayor peso, perdió el control de su país. Esto traerá repercusiones en los equilibrios políticos de los organismos regionales, se fortalecerá la defensa abierta de los derechos humanos y de los preceptos democráticos. Otros países que estuvieron atemorizados encontrarán a un nuevo aliado y podrán actuar con mayor libertad. Puede ser un hecho que abra puertas a diálogos reales y equilibrados.

Para Argentina es una esperanza de cambio que lo vuelva a posicionar en el papel estelar que tuvo en el continente.

5. ¿El triunfo de Macri se trata de una vuelta al neoliberalismo,
como sugieren sus críticos y cómo reactivar la producción, bajar la inflación y generar confianza y su efecto en el continente?
Creo que es un regreso a la racionalidad económica perdida hace mucho tiempo. Espero que cuide los equilibrios sociales y reduzca ese enorme índice de miseria al que llegó hoy.

lardo pachano
apachano@elcomercio.org