Carlos Rojas

Administrar la tragedia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 14
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 133

Durante algunos días, el Gobierno tendrá un país políticamente calmado. El terremoto del sábado causó un cataclismo anímico, una sensación de que nada puede ser más importante que ayudar a las miles de personas que solo tienen nuestra solidaridad para reconstruir sus vidas sobre los escombros.

El que corre es un tiempo valioso; aún se pueden salvar vidas, recuperar cuerpos y darles una digna sepultura. Ayudar en lo que se pueda para hacer más llevadera esta pesadilla. Las miles de muestras espontáneas de solidaridad de nuestra gente nos motivan; el Ecuador es un gran país.

El presidente Rafael Correa tiene la posibilidad, a partir de la devastación de las ciudades manabitas, de reconstruir las relaciones políticas que durante tantos años se deterioraron por esta frenética agenda de polarización, confrontación y permanente fabricación de enemigos.

El sábado, a las 18:58, terminó para el Mandatario el tiempo del voluntarismo y el cálculo electoral. Hoy necesita dirigir todos sus esfuerzos a la reconstrucción de la Costa, que pasó a convertirse en la urgencia más importante para todo un país. Si estas calamidades le llevan a reflexionar sobre lo que fue su política de gasto público acelerado y de cero ahorro fiscal, en buena hora. Mucho mejor si es transparente con la situación fiscal del Estado, aplaca los enfrentamientos y pone fin al estado de propaganda. Si el Gobierno convoca con éxito a los sectores políticos y productivos, el peso del terremoto será más llevadero.

El Presidente sabe que no hay tiempo que perder. Sus recorridos por las zonas afectadas y sus abrazos de solidaridad a los damnificados durarán lo que tarde en llegar la desesperación si la ayuda local e internacional es insuficiente o se burocratiza.

El desastre del sábado plantea otros referentes en la agenda electoral del 2017. Los actores del oficialismo y la oposición que no lo asuman fracasarán, quizás no como candidatos, pero sí como hombres de Estado.