Dennis Rodríguez

La OEA vs. una ‘narcodictadura’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 46
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 14

“El pueblo de Venezuela se enfrenta a un gobierno que ha dejado de ser responsable. La Constitución ha dejado de tener sentido (…) El gobierno viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana”. Así lo señalan pasajes del revelador documento de 75 páginas que Luis Almagro ha presentado sobre la devastada patria del Mariscal Antonio José de Sucre. El Secretario General de la Organización de Estados Americanos es partidario de la exclusión de la República Bolivariana, un ‘Estado fallido’, del bloque interamericano.

Al poner el legajo en conocimiento del Consejo Permanente del organismo continental, el exCanciller en el gobierno del expresidente uruguayo José Mujica (este sí un auténtico líder de izquierda) ha puesto sobre la mesa un cúmulo de cuestiones sobre las que ya se tenía conocimiento. Asuntos sobre los cuales se tenían serias sospechas desde hace años y que han aguijoneado la opaca imagen de un régimen que ha rebasado todos los límites de la decencia y que ha pisoteado derechos de sus detractores.

Por ejemplo, Almagro ha deslizado que una ‘narcodictadura’ se ha instalado en el presidencial Palacio de Miraflores y desde ahí controla sus negocios, al tiempo que no ofrece soluciones para millones de personas, algunas de las cuales buscan ahora comida en los basureros. Y los señalamientos del diplomático uruguayo no parecen ser una exageración (o un ‘complot’ de la CIA) si se recuerdan las denuncias que mencionan a Diosdado Cabello, uno de los ‘hombres fuertes’ de la ‘revolución bolivariana’, como el supuesto cabecilla del cocainero Cartel de los Soles.

En el contexto del quemeimportismo internacional sobre la catástrofe causada por el chavismo, el Jefe de la OEA pone al continente y al mundo a debatir. Y coloca en primer plano la discusión de si -por conveniencia, ceguera, ignorancia, afinidad o compromisos políticos- se debe cerrar los ojos ante la tragedia de una república rica, que ahora exhibe el rótulo de ser la más corrupta y violenta de la región.