Jorge Gallardo

Obesidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
29 de May de 2011 00:08

La semana anterior se publicó en la prensa de los Estados Unidos una carta abierta suscrita por un grupo de médicos y dirigida a la empresa Mcdonald’s, líder en la venta de comida rápida en el mundo, en la cual se pedía a los administradores que paren la utilización del payaso símbolo de la empresa como medio para promover sus comidas entre los niños y jóvenes del país. Estos galenos responsabilizan a la publicidad dirigida a ese segmento de la población del agravamiento de la obesidad en ese país. La obesidad ha sido declarada por la Organización Mundial de la Salud, como la epidemia del siglo XXI, que no solamente está presente en los países desarrollados, sino en las naciones en desarrollo. La obesidad significa exceso de acumulación de grasas en el cuerpo. Si la comida que uno ingiere tiene más calorías que lo que el cuerpo necesita, el exceso de ellas se convierte en grasa. Para medir la obesidad se utiliza un índice que relaciona la altura con el peso. Un índice mayor que 30 indica que la persona es obsesa, y un índice mayor o igual a 25 indica sobrepeso. En los Estados Unidos más de la mitad de la población tiene sobrepeso y un tercio de la misma es considerado obeso. Lo más trágico de esta epidemia, es que uno de cada cinco niños es obseso o tiene exceso de peso. Se calcula que al año se gastan USD 45 000 millones para tratar enfermedades relacionadas con la obesidad, y las empresas sufren pérdidas estimadas en USD20 000 millones por las ausencias de sus trabajadores a sus lugares de trabajo debido a enfermedades causadas por la obesidad. Entre ellas, la diabetes 2, alta presión arterial, problemas cardiacos. Después del tabaco, las enfermedades causadas por la obesidad son la segunda causa de muerte en los EE.UU. Para reversar la obesidad, los expertos mantienen que hay que cambiar los hábitos; comer mejor y más sano, además de incrementar la actividad. Sin embargo, una cosa es decir y otra hacer. Entre el dicho y el hecho hay mucho trecho dice un sabio adagio popular, lo que significa ante todo gran fuerza de voluntad para controlar el peso. En el Ecuador creemos que estamos a salvo de la epidemia porque ese es un problema de los países desarrollados. Falso. Uno de los medios del Ecuador publica proyecciones para nuestro país, indicando que para el 2015, el 58,3% de mujeres tendrá sobrepeso, y el 21,7% de ellas será obesa. En los hombres, se estima que el 46,5% tendrá sobrepeso y el 8,9% será obeso. Por lo tanto, esta situación debe ser tratada como política de Estado e incorporada en las políticas de salud pública. En vez de echarle la culpa a las cadenas de comida rápida, hay que implementar políticas que enseñen a la población a ejercitar, y tener una adecuada dieta para crecer saludables.