Fabián Corral

Malabaristas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
7 de October de 2013 00:01

Quito es la ciudad de los malabaristas. Las avenidas son circos ambulantes donde compiten -en el breve momento que deja el semáforo- equilibristas, ilusionistas, el hombre que vomita fuego, los muchachos que hacen pirámides humanas, los que lanzan pelotas, los que caminan por la cuerda floja, los que saludan con elegancia, los que se enojan por la propina exigua. Están todos ellos, que son la cara visible de una sociedad diferente, de un mundo que recuerda a los juglares, pero que, en realidad, es evidencia de la pos modernidad del siglo XXI.

Aleccionadora esa "comunidad del semáforo", en cuyo espacio conviven momentáneamente toda suerte de personajes que se buscan la vida apelando a las habilidades individuales y al equilibrio, a la tolerancia de conductores y transeúntes y al respeto a la diversidad, concepto que, gracias al testimonio de esos seres marginales, escapa de la literatura política, del discurso falsete, del lugar común académico, e inunda la calle como testimonio de la existencia del "otro". Diversidad, equilibrio y tolerancia, visiones y vivencias de otro modo de entender el mundo, de ganarse la vida, distintas de las del automovilista, el burócrata, el hombre de negocios, y que son lecciones para todos, y para quienes viven anclados en las trincheras de la verdad única, de la intolerancia y de la negación de la equidad como conducta.

Alguien dijo que "la ética de la democracia es la tolerancia". Y lo del semáforo, esa convivencia momentánea entre los malabaristas y los conductores que los miran, es práctica ejemplar de la ética democrática, cuya sustancia no es votar, ni elegir gobernantes, ni hacer discursos; es entender que hay otros que tienen derecho a estar, a expresarse y a vivir; que hay quienes piensan y creen distinto; y que la tarea de los de arriba y de los de abajo, de todos, no es reprimir, ni prohibir, ni someter, sino admitir con la necesaria dosis de humildad y de inteligencia, que el mundo no es lo que cada uno quiere, lo que cada partido imagina, lo que cada poderoso propone, lo que cada dogma decreta. Lo del semáforo es una lección de filosofía política. Una lección de conducta.

Lo del semáforo es, también, la radiografía de nuestra secreta intolerancia, de nuestra perpetua hipocresía: con sonrisa de hiena le damos el óbolo para que el malabarista no fastidie más y se vaya, pero hacia adentro, en los sótanos espirituales, pensamos que se les deben prohibir estar allí, que les deben meter presos o expulsar. Y ya nos imaginamos escribiéndole al alcalde a ver hasta cuando les tolera, hasta cuando "limpia las calles" para circular en paz en el carrazo que nos lleva al destino de nuestra cotidiana prepotencia.

Malabaristas que rompen la habitual satisfacción con la vida, y que nos ponen a pensar que en la selva de cemento, como en la distante selva amazónica, también están los "otros".