Testamento 2016: Los 14 cañonazos no bailables. Volumen 35

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 2
Indiferente 18
Sorprendido 4
Contento 220
Los 14 cañonazos no bailables. Volumen 35


CLIC en la imagen
para ver el Long Play de Los 14 cañonazos no bailables. Volumen 35.


Redacción Justicia Infinita


Nos prohibieron olvidar, mas yo prefiero el olvido: soy el 2016 y muy triste me despido. 

Nos hablaron, sí señor, de una década ganada, pero debo precisar: no les dejo casi nada.

Y en cuanto a mi sucesor, les digo con pesimismo: último año de escozor y primero de lo mismo.

Me equivoqué de uno a mil: lo que pintaba un festivo pastoreo borreguil tornose fiesta de (ar)chivo.

Y no los de Senain, porque hubo otros anales, donde se trató a los nuestros cual si fueran criminales.

Me refiero a esa tortura que se llama Senacom. De paso, la rima cabe con Secom y Cordicom.

Y ya que entramos en gastos permítanme que les diga: la prensa también este año sintió dolor de barriga.

En los medios oficiales sigue chueca la balanza: loas mil para el Gobierno mientras dure la pitanza.

Desde el viejo Telegranma la embarró Ternura Pérez. ¿Se seguirá proclamando defensor de las mujeres?

Dale un poco de poder y sabrás por fin quién es. Y no solo Ternurita sino aquellos jueza y juez.

Ya lo dijo un mono-sabio: arca abierta, riesgo alto. La primera clarinada nos llegó desde Bajo Alto.

Y tras los ‘Panama papers’ quedó clara la movida: más que crudo destilaba la ampliada Refinería.

Álex fue el refinador pero todo sigue opaco. Por las dudas ya volaron los Capaya y los Capaco.

Odebrecht puso su parte con el caso San Francisco. Todavía no sabemos quién sacó el mayor pellizco.

Mientras Galito traduce de las ayudas los textos, AP sigue proclamando: ‘aquí son más los honestos’.

Pues resulta, compatriotas, que son casos aislados, nada, nada comparado con los asaltos pasados.

Algún candidato ofrece echar a rodar la noria, pero entrada la campaña puede fallar la memoria.

Lenin, Guillo, Cynthia y Paco comandan el pelotón, mientras uno se pregunta ¿para qué querrán la unción?

Poco aporte, poco dato, uno que otro chiste bueno, nos ofrece el candidato profesor Lenin Moreno.

Pero el Lenin ginebrino algo tiene de razón, viéndole tan dividida a la tal oposición.

Los AP lanzan su apuesta: en febrero al todo o nada, pues después en la segunda la cuesta es más empinada.

Ya se sabrá quién y cuándo pondrá al gato el cascabel. Solo una cosa se sabe: ya no habrá plata a granel.

Y ya que hablamos de cushqui ni un dolarito les dejo. Solo deudas les ofrezco: soy un pobrete Año Viejo.

Sobre el dinero virtual Pedro sigue dando lata. Yo le aconsejo, compadre, mejor chúpese la plata.

Si usted, amigo o amiga, con ricos dólares sueña hágase amigo de Lula y la Odebretch brasileña.

Pues de Cristi, ni qué hablar, hoy ella no pesa nada. Ni el galardón le evitó ser mil veces procesada.

Y qué decir de Maduro con su tal revolución, cuando la palabra propia se llama hiperinflación.

Ha pasado la bonanza y solo Daniel Ortega es de toda la camada el ‘socialista’ en la brega.

En medio de la sequía Evo sigue siendo fiel, y proclama en las alturas ser el hijo de Fidel.

Nadie ha sido más llorado ni objeto de tantas cuitas como aquel líder cubano que hoy deja tantas viuditas.

Y por si esto fuera poco, vino el norteño trompón, cuando la Hillary Clinton no pudo con Donald Trump.

Pierden piso los sensatos, toman vuelo Xi y Putin, y otros quieren convertir la Tierra en un polvorín.

Mal año, maldita sea, mal año, mal testamento. Qué pena, los años viejos sollozan “¡cuánto lo siento!”.

Sí señor, soy año viejo, y no se enoje la gente si en verdad no dejo nada por ser Fiesta de Inocentes.

También al Jefe Rafico se le ocurrió un superdía dejar como inocentada un millón de plusvalía.

Y nosotros le dejamos dos regalos muy extraños: un lindo viaje a Bruselas y un descanso de cuatro años.

Y yo, mi lindo Ecuador, me inmolo a punta de fuego. Muere un año y el que viene no será cosa de juego.


PDF: Justicia Infinita del 30 de diciembre del 2016. Clic aquí para ver.