Xavier Basantes

Los jóvenes, los más afectados por el desempleo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 50
Triste 7
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0

Cuando las empresas tienen que tomar una decisión a la hora de ajustar sus costos operativos, por el lado del recurso humano, casi siempre se inclinará por los que menos tiempo tienen en las compañías. Consecuentemente, los jóvenes pueden ser los ‘más idóneos’ dentro de ese grupo de elegidos.

Despedir a quienes tienen más años dentro de las organizaciones representa un mayor egreso y hasta un problema para los empresarios.Pero más allá de estos ajustes que aplican las empresas, las actuales condiciones económicas del Ecuador también reflejan un escenario laboral difícil para los jóvenes.

Esta realidad se evidencia con claridad en las recientes cifras sobre el desempleo (hasta septiembre) que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Los más afectados por la pérdida de empleo adecuado son quienes se encuentran entre los 15 y 34 años, que en septiembre de 2015 representaban el 42,6% del total de personas con un empleo de ese tipo (es decir, que trabajan la jornada legal y reciben un ingreso no menor al salario básico) y hasta septiembre de este año representan el 38,5%. De este grupo se observa que las mujeres son las más afectadas a escala nacional. En cambio, cuando se revisan los datos de desempleo nuevo en aquellas personas entre los 35 y 44 años, la cantidad es menor. Al igual que en el grupo entre los 45 y 64 años.

Por ahora, no existe una expectativa de que en los próximos meses la realidad puede cambiar y que miles de jóvenes se puedan enrolar en el mercado laboral. No existe una agenda para que ese escenario cambie. En el horizonte de corto plazo no se avizoran decisiones efectivas para reactivar el empleo, sobre todo en el sector privado (salvo las contrataciones esporádicas que surgen por la temporada navideña) y mucho menos en el sector público.

Ese panorama incierto no solo se siente en el Ecuador; un reciente informe de la Cepal advierte que durante el segundo semestre de este año, “no se prevé una mejora significativa de la situación laboral a nivel regional”.