Abelardo Pachano

Inquietudes nacionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
19 de May de 2012 00:02

1. ¿Qué implicaciones tendrá la Ley de Hipotecas aprobada por la Asamblea?

Las obvias y que algunos no las quieren ver o se obstinan en desconocerlas: mayores condicionalidades para cubrir las brechas de riesgo que abre la limitación de garantías, plazos menores o por lo menos porcentajes de financiamiento con aportes superiores de los deudores en función del tiempo de pago del crédito.

Socialmente es una medida que discrimina a los estratos más pobres pues los requisitos se convierten en barreras poco franqueables. Se desbancariza precisamente a quienes más cuidado y apoyo se les debe proporcionar. El impacto también llegará a aquellos cuyos ingresos no provienen de una fuente estable o predecible. La informalidad que de por sí tiene dificultades en resolver el tema de la vivienda, ahora queda con mayor marginación.

En general, como se ha comentado, la decisión además no resuelve ningún problema real pues este no existe, más allá de los dos casos reconocidos por el representante del Biess, a propósito del cual una vez más es indispensable que esta institución publique sus balances y se someta al escrutinio ciudadano.

2. ¿Qué significa que se haya incluido en dicha ley los créditos automotores?

Una profundización de la línea de rompimiento del concepto de responsabilidad que existe en una sociedad en la cual las obligaciones se las contrae para cumplirlas y no para evadirlas. Daña la conducta responsable con la incorporación de un elemento promotor de la morosidad planeada que sin duda alguna será utilizada para fomentar el fraude.

Al igual que en el caso de las hipotecas, es esperable la presencia de una restricción crediticia, con el adicional de que por tratarse de un bien depreciable y sometido a riesgos superiores, las acciones de daño deliberado serán incentivadas por esta decisión.

3. ¿Se encarecerá o restringirá el crédito? ¿Qué opina de lo dicho por Paco Velasco de limitar las garantías para planchas, teléfonos celulares y otros artículos?

Es una línea de destrucción de los cimientos sobre los cuales opera cualquier sistema financiero. Aún más, amplía su radio de acción al sistema económico en su vertebración de las transacciones mediante las cuales se asumen derechos y obligaciones. En el fondo responde a una cultura de incumplimiento, de fraude que retrotrae la dinámica del sistema y fomenta prácticas oscuras, al margen de la ley, con mercados negros y chulqueros agresivos.

Por ese camino mejor regalemos dinero y bienes a los que se nos ocurra y así evitamos todo este proceso nefasto, destructivo y hasta desequilibrante.

Por supuesto, por esa vía no hay país que aguante ni felicidad por alcanzarse, ya que el mensaje es contrario al esfuerzo o trabajo serio necesario para crear riqueza y oportunidades. El país tenderá, como en cierta medida ya lo hace a construir una sociedad propensa a la mendicación.

4. ¿Prosperarán las negociaciones de un tratado de comercio con la Unión Europea? ¿Está cercano o lejano?

Después de ver el silencio de la delegación nacional a la conclusión de las conversaciones de hace quince días, solo cabe la hipótesis de la persistencia de los desentendimientos en los temas que provocaron la salida del Ecuador de las negociaciones conjuntas con Perú y Colombia.

¿Tomará mucho tiempo superarlos? Posiblemente sí. Mantengo la tesis de que la postura nacional no logra desenredar sus propias ataduras ideológicas y por ello no encuentra puntos de coincidencia con la contraparte.

Se acumula el atraso en este campo y los países que compiten con el Ecuador siguen profundizando sus políticas y tomando una ventaja que puede ser inalcanzable.

No sé si a todo este proceso ya lo podemos calificar de fracaso, pero lo cierto es que la política comercial internacional ha entrado en una encrucijada que va a destruir producción y empleo.

Con EE.UU. por ejemplo no hay nada en el horizonte y Colombia ya se unió al Perú en la aplicación del TLC. Ahora solo queda la etapa de vigencia de la Atpdea para defender nuestros productos y luego a ver lo que ocurre.

5. ¿Cómo frenar el contrabando de gas a los vecinos?

Con una buena política de precios que rompa los perversos incentivos que ha llevado a mucha gente a trabajar en eso por sus elevados márgenes.

Siempre en las fronteras se ve con claridad las distorsiones que traen consigo los controles de precios. Las personas no son tontas frente a estas realidades y responden construyendo sistemas de evasión especialmente cuando las diferencias llegan a niveles muy atractivos con los cuales los riesgos se vuelven superables.

Las batidas ayudan temporalmente a contraer estas operaciones, pero tan pronto las cosas vuelven a la normalidad, se hallan nuevos caminos y las ventas ilícitas regresan a su cotidianidad.

La restricción en los abastecimientos también produce efectos inmediatos, pero se tortura a la población fronteriza con desabastecimientos o procesos de compra que con el tiempo traen consigo otras deformaciones.

Los incentivos, buenos y malos, funcionan en las economías de mercado y las interferencias de precios o establecimiento de cupos, promueven manifestaciones de transacciones ilícitas. El tema del gas es un ejemplo crónico de esta deformación muy costosa para el país pues se subsidia a ciudadanos y actividades de otros países. Es a la larga un mecanismo de descapitalización pública.

Cualquier cosa que se haga para controlar el contrabando, si no viene acompañada de una equilibrada política de precios, tiene una vigencia efímera y parcial. En la gasolina pasa igual. Antes ocurría algo parecido con las llantas o el trigo, o el aceite de palma.

6. ¿Se afectaron las remesas con la crisis internacional?

En el 2008 y 2009 así fue. En general existió una contracción mundial de estas transferencias, pero los resultados del año anterior demuestran una convalecencia en casi todas las regiones del planeta. El Banco Mundial calcula que en el 2011, las remesas hacia los países pobres alcanzaron la friolera de 372 mil millones de dólares, cifra superior a la inversión extranjera recibida por esos países.

Pero hay algo más, el estudio señala que este valor es cuatro veces superior al de inicio del nuevo siglo y ahora se han incorporado más países como originarios de estos envíos. Rusia, África del Sur, Nueva Zelanda, Australia son algunos ejemplos de aquello.