Abelardo Pachano

Inquietudes nacionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
23 de March de 2013 00:02

1. ¿Qué ha significado durante estos años la revolución económica y productiva? Es el período más rico en recursos públicos de toda la historia nacional. Nunca antes en la República un Gobierno ha dispuesto de tanto dinero como el actual. Desapareció el concepto escasez, tan importante y decidor en todas las actividades económicas, pero en especial para la determinación de prioridades de la caja fiscal que en varias oportunidades llevó al Ejecutivo a resolver dilemas con opciones de solución angustiosas de alto costo político. De pronto esta terrible limitación financiera, que se la llegó a conocer como la del "Estado haraposo" desapareció con el florecimiento de los mercados mundiales a favor de las economías ofertantes de bienes básicos, lo cual para el Ecuador significó una inyección monumental de dinero no prevista que ocasionó un dramático cambio de la política fiscal y, cuya evaluación de resultados debe partir de esta singular y extraordinaria realidad. Sin embargo, aunque parezca contradictorio, se incuban dos macrodesequilibrios complejos que colocan un interrogante sobre la sostenibilidad del modelo económico: un déficit fiscal creciente que demanda mayores contribuciones tributarias y un reemprendimiento del endeudamiento público; y, una brecha comercial externa no petrolera que rebasa el 10% del PIB.

En estos seis años hay varios cambios. Se destaca el enorme aumento de la presencia del Estado en toda la sociedad. Duplicó su peso dentro del PIB al pasar del 20 al 40%.

Hay un gran despliegue de obras en infraestructura eléctrica, aeropuertos, vías, salud y educación. El motor de crecimiento ha sido la inversión pública. El sector privado ha perdido protagonismo, especialmente en la generación de nuevos proyectos, pero se ha favorecido de la política de gasto público, en especial actividades como la construcción, consumo, industria. El fomento del consumo, con una clase media más amplia, es una característica de la política económica actual. La agricultura en cambio no ofrece resultados alentadores.

La intervención directa del Estado en las actividades privadas empezando por la bancaria, la mayor dependencia en la actividad hidrocarburífera, el escaso aumento de la producción exportable, la profundización y multiplicación de los tributos indirectos, la reducción de la pobreza y una aparente mejora del empleo también marcan este período.

2. ¿Qué tipo de dinámicas se pueden desarrollar a raíz del cambio del aeropuerto en materia económica, turismo y comercio exterior? Múltiples y crecientes conforme se consoliden las facilidades de infraestructura en la zona. Indiscutiblemente la hotelería tiene ahí una oportunidad. El manejo de carga es otro aspecto al cual las nuevas facilidades aeroportuarias producirán beneficios al ofrecer costos menores de fletes y embalaje, tiempos de tránsito reducidos, rutas directas. Los servicios vinculados con el turismo buscarán disponer de facilidades cercanas para atender los requerimientos propios de esa actividad. El transporte, los restaurantes, servicios de emergencia y seguridad y, sin duda alguna, el establecimiento de zonas de producción destinadas a la exportación. Con el tiempo será una zona con una densidad poblacional intensa.

3. ¿Qué impacto tiene el corralito financiero en Chipre? ¿Hay riesgo de contagio en otros países de Europa? La decisión acordada, pero fallida, entre los organismos de la Comunidad Europea y los representantes del Gobierno chipriota de crear un impuesto de casi el 10% a los saldos de los depósitos de más de 100 000 euros en los bancos de ese país creó una situación mucho más compleja de resolver de aquella que se buscaba atender. El monto de la asistencia aprobada por el Euro Grupo de 10 000 millones de euros representa casi el 60% del PIB de Chipre, magnitud que confirma el enorme tamaño del problema fiscal-financiero.

En pocas palabras la situación ha llegado a un punto en el cual cualquier opción de solución tendrá el carácter de dramática. Aún más, con la posterior negación del acuerdo por parte de la Legislatura chipriota que contó aunque parezca increíble con el voto contrario de los propios negociadores, la posibilidad de eliminar el feriado bancario sin imponer restricciones severas a los movimientos de capitales o establecer un congelamiento de depósitos para evitar una corrida de depósitos, es muy difícil de prever.

La confianza en los bancos que operan en Chipre desapareció o mejor dicho se agudizó y, por lo tanto, la posibilidad de su reapertura está condicionada a la imposición de un plan de ajuste que rompa las expectativas y asegure a los ciudadanos la superación definitiva del problema. Aún en ese caso es posible una desestabilización bancaria mayor a la ya ocurrida y que ha requerido apoyo del Banco Central Europeo, por la sensación de inseguridad que creó el proyecto de impuesto a los recursos de los depositantes.

Los mercados mundiales han reaccionado con mucha cautela, no hay visos de contagio. El euro mantiene su cotización con variaciones previsibles y razonables y ello posiblemente ocurre por la sensación de enfrentar un problema de escasa dimensión dentro de la Comunidad Europea. A pesar de ello, una salida de Chipre del euro sí puede crear problemas en otros países que todavía deben adoptar medidas.

4. ¿Cómo analiza el rol oficial en el acuerdo comercial con la Unión Europea, qué se espera y en qué plazos puede concretarse? No hay una agenda concreta ni se conoce de la existencia de una estrategia definida. El Gobierno ha manifestado su inconformidad con los principios de este tipo de acuerdos. Lo destacable es la existencia hasta fines del 2015 del sistema de preferencia conocido como SGP Plus. El volumen de exportaciones privadas supera los 2 500 millones de dólares anuales con productos como: banano, camarón, atún, rosas, cacao, jugos de frutas, café, entre otros. Todos intensivos en mano de obra y que podrían ser desplazados por los competidores al no tener la protección de un acuerdo de libre comercio, pues el arancel promedio que deberían pagar sería del 13% con un impacto potencial -si se pueden mantener en ese mercado- de 250 millones de dólares anuales.

La renovación del SGP Plus depende de la clasificación del Ecuador dentro de los países considerados de ingreso medio o alto por parte del Banco Mundial.