Gonzalo Ruiz

Guam, ¿objetivo o pretexto de Corea del Norte?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 9
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 6

Tal para cual. El lenguaje belicista de los líderes de Corea del Norte y EE.UU. tiene al mundo preocupado y a sus vecinos con los pelos de punta. El más reciente episodio es el anuncio de Kim Jong - un (el tercero de una dinastía totalitaria que domina Corea del Norte) de apuntar sus misiles a la isla de Guam. Guam está en el Océano Pacífico a 6 500 km de Pyongyang (Corea del Norte) y allí hay dos importantes bases militares norteamericanas, una naval y otra aérea, con los bombarderos B-1B.

Geoestratégicamente Guam es clave. Está cerca de Hawái, del Mar de China, del estrecho de Taiwán- entre la isla Formosa y la China República Popular-, y próxima a Japón, Corea del Sur y Corea del Norte.

Con apenas 160 000 habitantes la vieja colonia española fue ocupada por Japón tras el ataque a Pearl Harbour y luego tomada por los aliados (ver reportaje de BBC Mundo).

Kim amenaza con convertir a Guam en un mar de fuego. Antes dijo que atacaría el corazón de Estados Unidos o dejaría en cenizas la Casa Blanca. Trump replica y amenaza con un fuego y una furia jamás vista.

Pero más allá de la desbocada puesta en escena de los mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte está la complejidad geopolítica de la región. Corea del Norte tiene una fuerza estimable de armas nucleares. Sus misiles apuntan a Seúl y surcarían el cielo en 45 segundos. Las tensiones entre ambas Coreas jamás facilitaron la firma de la paz, apenas un frágil armisticio desde los años 50 del siglo pasado.

Seúl, cerca de la frontera, alberga una gigante base militar de EE.UU. con 25 000 hombres. Para descongestionar a esa base, Yongsang se abrió otra, 65 km al sur, Pyeongtaek. Una de las tantas instalaciones militares estadounidense en Corea del Sur.

China se preocupa y habla con Corea del Norte; Japón mantiene una postura pacifista en la misma Constitución como herencia de la Segunda Guerra Mundial, pero ahora hay quienes hablan de una fuerza defensiva.