Pablo Ortiz García

Una limosnita

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 208
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 15

Ni la amenaza de erupción del volcán Cotopaxi detiene el nivel de gastos de los jerarcas del poder Ejecutivo. El fenómeno de El Niño, que los entendidos señalan como un hecho cierto, no es justificación para ahorrar.

¿Qué nuevo tema relataré? Revisando lo que sucede con los elevados gastos que realiza este Gobierno, veo que se sigue despilfarrando los dólares en beneficio de las huestes que defienden (sin convicción, pero con remuneración), el proyecto de la Revolución Ciudadana.

Me referiré a un nuevo gasto que emprenderá el gobernante: el Ministerio de Relaciones Exteriores (en realidad no sé cuál de sus ministros, Lasso o Patiño), ha realizado un llamado para llenar con más personal inútil ese Ministerio (los que tiene no son suficientes). Se pretende ocupar 143 cargos. Las autoridades económicas han anunciado que se reducirá el tamaño del Estado.
Mientras, el economista Patiño, al parecer, busca crear los Comités de Defensa de la Revolución para impulsar el proyecto político del gobernante.

Las remuneraciones de estos 143 nuevos empleados que supuestamente se incorporarán al Ministerio oscilan entre USD 733 mensuales hasta USD 2 034. Es decir, sueldos elevados para un país en crisis, y más si esa nueva burocracia no se sabe en dónde desempeñará su rol, ¿en el Ministerio o en los comités mencionados?

Incorporarán gente para que labore como ‘Especialista 2 de Nómina’, con un sueldo mensual de USD 1 676.

Especialista en nómina, cuando lo que se tiene que hacer es reducir la nómina de empleados públicos.

Se llama para que alguien ocupe el cargo de ‘Especialista 2 en Pasajes’ y también se busca un ‘Asistente de Pasajes’.

¿Qué cantidad de viajes están planificando que necesitan un par de empleados más?

También alguien se desempeñará como ‘Experto 2 de Especies Fiscales’ y se contratará, así mismo, a un ‘Analista de Especies Fiscales’.

Pero para que la revolución se consolide en toda la República (no creo que sea en el Ministerio de Relaciones Exteriores, porque política internacional no existe y, por tanto, sería inútil incorporar personal al servicio exterior ecuatoriano), se llama para que gente de su bando trabaje como coordinadores zonales en Milagro (uno), Azogues, (dos), Machala (tres), Guayaquil (dos), Quito (uno).

‘Piensa mal y acertarás’, por ello considero que los Comités de Defensa de la Revolución tendrán un impulso gracias a los ministros Lasso y Patiño, que toreando al alimón darán un fuerte respaldo al proyecto político, sin importar el Cotopaxi, El Niño, la baja del precio del petróleo, la falta de inversión, nacional y extranjera, el descontento popular, la desconfianza del sector productivo, la crisis de China, el servilismo de las funciones del Estado a las órdenes del dueño del país, etc., etc., etc.