Jorge Ribadeneira

Galápagos con visitas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13

Las antes desiertas o casi desiertas islas del archipiélago de Galápagos, a 972 kilómetros del Ecuador, reciben ahora a muchos turistas. Doscientos mil al año, dice Google.

Esta vez los visitantes fueron la presidenta de Chile, Michele Bachelet, y el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, quienes pasaron unas horas muy gratas al escuchar los relatos sobre el pasado y las características de esa zona ubicada en el Pacífico, muy ecuatoriana desde 1832.

Ese año el primer presidente de nuestro país, el general Juan José Flores -venezolano- proclamó que se trataba de un singular territorio ecuatoriano, que poco después fue visitado por personajes internacionales de muy alta calidad como los sabios Charles Darwin, inglés; y Teodoro Wolf, alemán. Pero también -allá por los siglos 15 y siguientes- estuvieron allí los famosos y temibles piratas ingleses que saquearon los puertos sudamericanos Valparaíso, Callao, Guayaquil, Cartagena y a todos los que encontraron a su paso.

Con una circunstancia especial. Los piratas usaron a las islas como escondites y algo más. Las hermosas tortugas fueron su alimento y no solo en tierra. Se apoderaron de ellas, las ubicaron en las bodegas y al navegar se las sirvieron a la hora del almuerzo, aprovechando que eran un sabroso plato durante un buen número de días. Las islas sirvieron también más de una vez de prisión y en una oportunidad los presos en fuga se apoderaron de un yate estadounidense -el Valinda- que ocupaban millonarios californianos en busca de los sitios más tranquilos del mundo.

Las islas fueron descubiertas casualmente por un religioso español, obispo de Panamá, que navegaba en pos del Perú en el año 1505. En 1959 se las reconoció como Parque Nacional. Patrimonio Nacional en 1978. Provincia número 24 del Ecuador. La más grande isla es la Isabela con 4 588 kilómetros cuadrados, cinco mil millones de años y seis volcanes. La más “joven” es la Fernandina con quinientos mil millones de años. La Floreana, de 172 kilómetros cuadrados, se hizo famosa por la presencia y aventuras de varias familias europeas y una presunta baronesa. Las zonas más visitadas son San Cristóbal, Puerto Ayora, Baquerizo Moreno. En total son 13 islas grandes -más de 10 kilómetros cuadrados-, 6 medianas y numerosos islotes.

Las grandes son, todas por cierto, volcánicas y con singulares casos de fauna y flora, circunstancias que han contribuido a la atención mundial y al incremento de hoteles y habitantes. Dicen que las islas, casi desiertas durante buena parte de su historia, superan ahora los 30 mil residentes, aunque se mencionan cifras diversas.
No faltan las novedades. En la Segunda Guerra Mundial se instaló allí una base militar estadounidense y hace poco merodearon los barcos chinos.

Cada vez va más gente en pos de unas interesantes vacaciones. Este viernes se casó allí una pareja de quiteños, Gaby y Carlos Andrés. Felicidades sobrina.

jribadeneira@elcomercio.org