Juan E. Guarderas

Fútbol con nuestro deporte

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
5 de October de 2012 00:00

¿Cuál es el resultado lógico de poner un déspota a cargo de un país? ¿Cómo será su gestión? Previsiblemente sería un totalitarismo; opuestamente ¿qué se puede esperar de la administración de un pacifista? ¿De un ecologista? …

De una persona sin estudios adecuados, ni experiencia en dirección, ¿es racional esperar un gobierno impecable, moderno y excelente? ¿Qué esperamos de una persona que se hizo famosa, entre otras cosas, por quemar tiempo hasta lo exagerado?

¿Cuál es el resultado lógico de poner un futbolista a cargo de un ministerio? Objetivos errados y, evidentemente, mucho espectáculo.

No sin una buena dosis de ignorancia, el actual Ministro del Deporte busca obstinadamente una injerencia política en el deporte que no permite el Comité Olímpico Internacional. Mientras no se acaten esas normas el Ecuador no puede participar en ninguna competencia internacional oficial.

Como cuando un arquero comete una chambonada que cuesta un campeonato, en las semanas previas a las olimpiadas el Presidente del Comité Olímpico Internacional tuvo que intervenir directamente frente al presidente Correa para evitar que el Ecuador se quede sin participar en las Olimpiadas. Los enormes esfuerzos, que debían dirigirse a apoyar a nuestros deportistas se tuvieron que emplear en convencer al Ministro que su aventurilla nos costaría los Juegos. Pero claro, el mismo señor que casi nos deja fuera, buscó el espectáculo de desfilar con los deportistas.

El ministro Cevallos pone en práctica lecciones de fútbol en la administración pública. En ese deporte, por ejemplo, es considerado normal fingir faltas, falsificar caídas, engañar para conseguir una ventaja, y luego levantarse como si nada hubiese pasado.

En mayo, para salvar los muebles y posibilitar la participación se firmó un acuerdo entre el Comité Olímpico Ecuatoriano y el Ministerio. Pero el ex futbolista, tras una gran actuación fingida, apenas terminó Londres, rompió el acuerdo y desconoció sus compromisos. Ahora intenta crear federaciones alternativas dejándonos a todos los deportistas sin la posibilidad de participar en competencias.

¿Quieren un ejemplo del costo terrible ? Después de una gestión enorme y un trabajo formidable la Federación Ecuatoriana de Esgrima había conseguido la sede 2012 de los juegos Sudamericanos e Iberoamericanos en septiembre. Estaba previsto que alrededor de 380 deportistas viniesen a nuestro país. Todo estaba listo. Pero a último momento los honores tuvieron que trasladarse al Perú. ¿Qué resultado lógico podemos esperar de Cevallos? Pues lógicamente, que juegue fútbol con nuestro deporte, lo está pateando repetidamente, con todas sus fuerzas, hasta que se hunda en un hueco.