Vicente Albornoz Guarderas

'Europa Report'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
8 de December de 2013 00:01

'Europa Report' es la última película del director ecuatoriano Sebastián Cordero y desde un inicio parece importante aclarar que es una cinta de ciencia ficción y que nada tiene que ver con el Viejo Continente, sino con una de las lunas de Júpiter, que también se llama Europa .

La película (que no está basada en ningún hecho real) tiene un formato que está entre el documental y el 'reality', en el que se mezclan personas que dan declaraciones públicas, con aquellos que explican cosas (al final es un "reporte"), con personas que hablan a las cámaras y personas que actúan frente a las cámaras. Todo esto permite interesantes cambios en el ritmo de la narración que puede pasar de una rueda de prensa a una escena de acción o a un momento de reflexión íntima de alguno de los personajes.

Los actores principales (una rumana, una polaca, un sueco, un chino y dos norteamericanos) son relativamente poco conocidos, pero sus actuaciones son impecables y lo más interesante de todo: encarnan a seres humanos reales, lo cual es quizás el mayor mérito de la película .

Porque los personajes de 'Europa Report' no son ni unos héroes sobrenaturales (ni tampoco unos cobardes), ni unos seres cursilones (ni tampoco personas sin sentamientos). Tienen un poco de todo como cualquier ser humano real y más bien representan lo que somos las personas, en nuestra eterna búsqueda de cosas nuevas y con ese espíritu tan humano de explorar y de enfrentar las adversidades.

Y eso convierte a este largometraje en una historia universal en la que el director bien puede ser ecuatoriano y los actores principales de cinco diferentes países (por cierto, el director de fotografía, Enrique Chediak, también es ecuatoriano), en el que el argumento no gira alrededor de eventos coyunturales o modas, sino alrededor de comportamientos que bien podían haber existido en una epopeya de la antigüedad o en una tragedia griega.

No hay ningún tema de moda. No hay empresas malvadas destruyendo la naturaleza de un planeta de vegetación exuberante, no hay minorías sexuales reclamando sus derechos, no hay minorías étnicas siendo reprimidas, no hay visiones apocalípticas del calentamiento global; es más, hay hasta una empresa privada comprometida con la exploración espacial y el avance científico.

La ciencia ficción de la película tiene el mérito de mezclar algunos avances científicos y descubrimientos recientes con temas más fantasiosos (o quién sabe, quizás no tanto), pero una gran parte de la tecnología necesaria para el argumento debe estar actualmente disponible y eso hace que la ficción sea más real.

Es evidente que recomiendo ver la película, pero, sobre todo, recomiendo verla dos veces, porque en la repetición, ya sin la tensión por un desenlace absolutamente impredecible, se puede apreciar todos los otros méritos de la actuación, el realismo y la universalidad .