Simón Pachano

Epístolas corchadas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
28 de April de 2012 00:01

Si solamente fuera un problema de desconocimiento, se podría arreglar con un curso rápido de Derecho Constitucional o de principios básicos de Ciencia Política dirigido a los encargados de escribir las cartas que debe firmar el líder. Pero el contenido de la última -dirigida al presidente de la Asamblea- demuestra algo más que simple desconocimiento. Es innegable que hay mucho de este ingrediente, por ejemplo, cuando aluden a la crisis del Parlamentarismo (así, con mayúscula) en un país de régimen presidencial como es Ecuador e incluso cuando gramaticalmente confunden el subjuntivo con el potencial (“fuera” por “sería”), lo que debe dar vergüenza propia y no solo ajena.

Pero esas faltas y vacíos no son casualidades ni pueden explicarse por causas coyunturales. Por el contrario, expresan un asunto de fondo ya que se derivan de la concepción de democracia que predomina en los altos círculos. No se trata de las opiniones de cada uno de los presidentes, el de la República y el de la Asamblea, en sus respectivas cartas, que al fin y al cabo son de su exclusiva responsabilidad, sino de lo que ya está plasmado en la letra de las normas, comenzando por la Constitución. Como fue advertido a su debido tiempo, se sentaron las bases para el hiperpresidencialismo. Los poderes asignados al Presidente no tienen parangón en la historia reciente del país y superan largamente a los que tienen los mandatarios de los otros países.

Al ser entregados a alguien con vocación autoritaria, esos desmedidos poderes tenían que producir lo que han producido. Sin ellos fue posible defenestrar a más de medio Congreso –lo que en cualquier parte del mundo, por aborrecibles que fueran los diputados, se consideraría golpe de Estado–, de manera que las normas vinieron a formalizar una orientación que ya estaba claramente dibujada. La manera en que se han aprobado las leyes, con absoluta hegemonía del Ejecutivo, el cierre a cualquier intento de fiscalización y la sumisión de la bancada gubernamental son las expresiones del éxito en ese modelo. No puede llamar la atención que callen e impidan el debate dentro del organismo que está hecho para debatir, para parlamentar. Tampoco debe sorprender que en la respuesta de Fernando Cordero no se pueda encontrar a un presidente de la Asamblea, sino al dócil subordinado que da explicaciones al jefe. Sí sorprende de esa respuesta el pobre criterio que tiene de su jefe. Lo ve como a una persona voluble, que está sujeto a la influencia de los opositores, que no se informa adecuadamente, que no verifica los hechos antes de pronunciarse y, como se encargó de aclarar en una entrevista en EL COMERCIO, que se deja confundir por “cepillos y chismosos”.