Jorge Gallardo

Desarrollo en ciernes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
20 de November de 2011 00:05

El año anterior, después de una larga ausencia, visité el balneario de Playas donde mi familia ha pasado las vacaciones de invierno durante los últimos 19 años. Viajé por carretera desde Guayaquil. La carretera Guayaquil-Progreso se encontraba en reconstrucción, y la nueva autopista Progreso-Playas en plena construcción.

Al entrar a Playas -la ciudad con el segundo mejor clima del mundo a decir de la Unesco, me dio la impresión que el tiempo se había detenido y que, en vez de ir hacia adelante había retrocedido en el tiempo. Las calles en mal estado, el sistema de alcantarillado colapsado y el agua potable por tuberías no llegaba a cubrir la demanda de la población.

Lo único rescatable era la ampliación del malecón, y las nuevas cabañas en la playa para atender a los turistas. Me dio mucha tristeza observar una ciudad en plena decadencia. Sin embargo, avizorando el desarrollo que Playas tendría con la nueva autopista, la empresa privada vio en ello una gran oportunidad para la construcción de vivienda, y los proyectos habitacionales se comenzaron a multiplicar.

Hoy, en los costados de la carretera que une Playas con Data, se pueden observar complejos que ofrecen una variedad de viviendas para todos los sectores sociales, poniendo mayor énfasis en la vivienda popular que cuenta con alternativas de financiamiento tanto de instituciones del sector público como privado.

El Municipio, con mayores ingresos en sus arcas debido al desarrollo inmobiliario, ha comenzado a reparar las calles y el sistema de alcantarillado. Así mismo, el agua potable comienza a fluir por los grifos de las viviendas. Playas se encuentra en un proceso de cambio. Las carreteras están en perfecto estado. A 10 kilómetros de Playas, cerca de la población de San Antonio, en donde existe una base militar muy antigua, se ha construido un ingenio azucarero que, aprovechando las aguas del trasvase del Daule, se apresta a sembrar miles de hectáreas de caña que serán irrigadas por goteo.

Esta industria, intensiva en mano de obra para la época de zafra, dará empleo a cientos de familias que podrán diversificar sus fuentes de ingresos. Aunque se encuentre atrasado, el puerto de aguas profundas en Posorja será realidad. Unirá mediante una nueva vía con el futuro aeropuerto que se construirá en Daular, y con el puerto de Guayaquil actuando como puerto de transferencia.


Con estos proyectos se desarrollarán actividades vinculadas a la industria, transporte, logística y otras, trayendo prosperidad a un pueblo que creyó ser solo parte de un pasado de atraso, sin presente, ni futuro. Hoy las cosas están cambiando y gracias a una alianza no escrita entre los sectores público y privado, Playas se encamina hacia su desarrollo.