César Augusto Sosa

La contradicción con la refinería del Pacífico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 117
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4

Análisis Económico

El Gobierno no termina de definir cuál es el papel del Estado en la economía. Cuando los recursos del ‘boom’ petrolero hicieron rebosar las arcas fiscales, las autoridades dijeron que los grandes proyectos de infraestructura debían construirse con inversión pública, pues la iniciativa privada no había podido sacar adelante las carreteras, los puentes y las hidroeléctricas que el país necesitaba.

Ahora que las finanzas públicas cuentan con menos recursos se escuchan mensajes contradictorios dentro del Régimen. Por un lado están los que creen, al menos así lo dicen, que es hora de un mayor protagonismo del sector privado. Por ello plantean que las nuevas hidroeléctricas o carreteras se construyan con capitales privados. Así se han firmado -a dedo- contratos para construir los puertos de Posorja y Bolívar.

Tampoco hay mayor problema en entregar al sector privado obras que ya están construidas como la hidroeléctrica Sopladora. O también campos petroleros que en su momento eran estratégicos como Auca.

Ese tipo de decisiones están cobijadas bajo el discurso del pragmatismo , con el cual se puede pasar de un modelo keynesiano a otro de libre mercado, sin mayor problema.

Pero hay otro grupo de funcionarios que sigue creyendo en un Estado constructor. En esa línea están quienes defienden la inversión pública en obras de gran tamaño, así sea con deuda pública, mucha deuda pública.

En esa línea está la construcción de la Refinería del Pacífico, que lleva ocho años de retraso y cuya inversión demandaría de al menos USD 13 000 millones. Si en la época de bonanza fiscal fue complicado conseguir financiamiento no se diga ahora.

Pese a eso se anuncia que hasta finales de este año se concretaría el financiamiento -léase deuda pública- para esta obra. Si la idea progresa no solo habrá una contradicción en el discurso del Régimen, sino que elevaría el peso de la deuda pública sobre el 50% del PIB, lo cual será una camisa de fuerza para el próximo Gobierno si necesita contratar deuda.