Martín Dassum

Prioridad en la agenda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 57

Carrera Andrade en su poema Viaje de Regreso dice : ¨Mi vida fue una geografía que repasé una y otra vez, libro de mapas o de sueños. ¿Soñé acaso pueblos y ríos? ¿No era verdad tanto país? ¿Hay tres escalas en mi viaje: soñar, despertar y morir? En América desperté¨ .

Este poema evoca la larga gestión diplomática que el poeta ecuatoriano tuvo, vivió más afuera que aquí, con diversidad de personas y en varios lugares del mundo, donde se anclo por varios años y a los cuales escribió.

Una vida de trajín y permanente ausencia que la describe como un sueño, que se volvió realidad cuando regreso a su tierra. Dice: ¨aprendí en varios idiomas la soledad¨, una reflexión de que a pesar de lo interesante de su vida, la familia y el Ecuador fueron la nostalgia permanente. Esta misma nostalgia, es la que tiene cada ecuatoriano que ha decidido buscar su futuro fuera. Gracias a la tecnología hoy se la puede mitigar por Skype, Whatsapp y Facebook, pero siempre ésta presente.

El Ecuador de Carrera Andrade era otro, uno de mayoría rural, donde lo urbano aun no era desarrollado, pasaba el lechero todos los días y el intendente de la capital, el mismo día, podía visitar los locales comerciales y darse el tiempo para encarcelar al dueño de este diario por escribir en contra del Dr Velasco Ibarra. Eso no ha cambiado tanto en realidad.

Ahora ya vamos a tener Metro, tenemos carreteras de primer nivel, que son la envidia de nuestros vecinos, y una infraestructura eléctrica importante que confirma que nuevamente hubo bonanza y otra vez petrolera, ¡que vaina!, cuando habrá una de orden industrial y exportadora. Un país diferente en algunas cosas, y en otras igualito al de ahora.

En la época del poeta se consolido la migración a Nueva York, allí comenzó a formarse la tercera ciudad del Ecuador, una migración en búsqueda de un futuro, ya que en el país no había las condiciones. Hoy estas condiciones tampoco están y existe la real posibilidad de que los jóvenes busquen un futuro por fuera, ya que a la fecha sus posibilidades están bastante limitadas. Un desempleo alto en este grupo de la población que no se reactivará a menos que se generen oportunidades privadas de empleo. El nuevo gobierno tiene muchos retos, pero el desafió de poder brindar a la juventud espacios de desarrollo profesional y un primer empleo estable es urgente.

En los últimos 3 años, la dificultad para estudiantes que egresan de las diferentes universidades e institutos del país en conseguir un empleo se ha disminuido en un 40% respecto de períodos anteriores, esto ha generado que los nuevos profesionales tomen trabajos temporales y pasantías como paraguas para escampar de la realidad. El país, ésta en un punto de inflexión en esta materia. Los encargados de generar la política pública deben incorporar este objetivo en su plan de desarrollo como una prioridad en la agenda.

Columnista invitado