Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 19

Todos los seres humanos, por naturaleza, somos hedonistas. Buscamos de modo incesante la satisfacción de nuestras necesidades, es decir, el placer. Por ejemplo, sentimos placer al calmar nuestra sed o al saciar el hambre, también al lavar nuestro cuerpo con agua caliente, y, por supuesto, al experimentar el goce sexual. Sentimos placer de forma e intensidad distintas cuando amamos, besamos o abrazamos, cuando departimos con amigos, miramos una pintura, leemos un libro o, simplemente, cuando descansamos.

El escritor italiano Gabriele d’ Annunzio dijo: “Todo hombre alimenta un secreto sueño, que no es la bondad ni el amor, sino un desenfrenado deseo de placer y egoísmo”.

Satanizar el placer sexual como se lo ha hecho con el lanzamiento del llamado Plan Familia, que reemplazó la labor del Enipla (Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención del Embarazo en Adolescentes), resulta además de una pretensión de adoctrinamiento moralista-religioso, intolerable en un Estado laico y liberal, un verdadero absurdo desde el punto de vista fisiológico y psíquico del ser humano.

La escala de valores de una persona se forma y se modifica a lo largo de su vida por el crecimiento, las experiencias particulares y sociales, y el aprendizaje. El papel fundamental en la definición de esos valores lo tendrá, además del individuo, la familia, en especial sus padres, y luego su entorno, pero jamás el Estado.

Las cuestiones morales son parte de la esfera privada del ser humano, y en consecuencia, la intromisión estatal en la intimidad constituye una violación al derecho fundamental del hombre previsto en el artículo 12 de la Declaración Universal: “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia”.

Por otra parte, pretender la abstinencia sexual de los jóvenes dando charlas sobre valores o amenazándoles con todos los fuegos del infierno es tan iluso y antinatural como imponerle el celibato a cualquier especie animal por orden divina o llevarse de forma voluntaria a los orangutanes de Borneo a una procesión mística.

Salvo casos particulares puntuales, el adoctrinamiento político-moral-religioso en materia sexual no podrá cambiar sustancialmente las estadísticas de embarazos precoces en el país ni aumentará la edad promedio a la que los jóvenes se inician en el sexo, pero su consecuencia inminente, que es la suspensión de las políticas públicas de salud y educación sexual con prevención, sí incrementará los casos de embarazos no deseados, abortos, enfermedades y muerte.

Y si alguna persona por afinidades religiosas o morales todavía piensa que esta decisión es correcta, piense también que en más de 30 países del mundo se practica aún la ablación femenina y que en otros lugares se sigue lapidando a las infieles o se ejecuta a los homosexuales, todos por razones religiosas, como una forma brutal de sanción y eliminación de aquellos placeres non sanctos.