Mauricio Pozo Crespo

No me cuadra

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 70

En varias oportunidades he sostenido que las declaraciones del Presidente Moreno en materia económica han sido positivas y favorables. Es correcto y beneficioso para el país afirmar que a la dolarización hay que fortalecerla, que la austeridad fiscal es importante, que el rol de sector privado es fundamental y que las relaciones internacionales son esenciales en la actividad económica. Concuerdo también con el cuestionamiento de la llamada “mesa servida” que no fue tal, así como haber afirmado que la deuda pública es de aproximadamente USD 57 mil millones y no menos de USD 40 mil millones o inclusive menor a USD 30 mil millones como de hecho lo afirmó el ex Presidente Correa y sus ex ministros, algunos aún en el actual gobierno.

Es entonces inentendible que ahora se diga y se insista que la deuda pública no supera el 40% del PIB, límite que rige como techo legal, tema que se sostiene en el informe analizado en la Asamblea Nacional para la aprobación de Presupuesto del Estado 2018. Parecería que se “ajustan” los argumentos para seguir defendiendo algo irreal. Ahora el FMI si les es útil, digo para los actuales y ex ministros del área fiscal, pues dicen que el concepto de deuda consolidada es lo que aplican para decir que la deuda pública total es menor al 40% del PIB. ¿Y lo que dijo el Presidente de la República en cuanto a que no es correcto afirmar que la deuda del esposo a la esposa no es deuda? ¿Más vale para los ex y actuales ministros el criterio del FMI que el del Presidente? ¿Se volvieron de repente tan fondo monetaristas? No caballeros, nuevamente están interpretando mal la metodología del FMI. La consolidación de deuda pública entre entidades de Estado según el FMI es cuando éstas no manejan fondos privados sino obligaciones públicas como una cuenta por cobrar de un ministerio a otro. Esto no aplica para instituciones como el BCE o el IESS que siendo públicas, manejan fondos privados como son los recursos depositados en el BCE por el encaje bancario o en el IESS por los aportes de los afiliados. ¿Por qué entonces en el Presupuesto del Estado 2018 que envían a la Asamblea sí consta el pago de la deuda interna que en su mayoría es la adeudada por el Estado al IESS al entregarle bonos a cambio de liquidez? No cuadra nada con nada.

Se emite un Decreto de Austeridad hace pocas semanas pero ahora envían a la Asamblea el Presupuesto del Estado 2018 donde crece el gasto corriente, en especial el de sueldos y salarios, bienes y servicios y el de intereses de la deuda pública. ¿Es proteger la dolarización no revertir la denuncia de tratados de protección de inversiones extranjeras que decidió el gobierno anterior? ¿Es fortalecer al IESS no incluir en la Proforma 2018 el pago de 40% de las pensiones y la deuda de salud por más de USD 2 500 millones que le debe el Estado? Presidente le están asesorando mal.