Xavier Basantes

Generación de empleo como política de Estado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 42

La creación de empleo no tiene ideología. Mientras más oportunidades laborales existan, más posibilidades de crecimiento económico habrán para un país. Precisamente el empleo, en el marco de la garantía de los derechos de los trabajadores, es uno de los 15 temas en los que se concentrará la gestión del Consejo Consultivo Productivo y Tributario.

De acuerdo con las proyecciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la entidad calcula que este año habrá unos 26 millones de desempleados en América Latina, aunque -claro- pesa la situación de grandes economías como la de Brasil. En el caso de Ecuador, los datos más recientes del INEC reflejan que unas 350 000 personas se encuentran en el desempleo y más de un millón y medio en el subempleo. A eso también se suma el hecho de que las condiciones de quienes tienen empleo tampoco son las mejores; allí encajan aspectos como la cobertura de la seguridad social o los ingresos, tanto para los hombres como para las mujeres.

Pero algo que es transversal en la región es que el desempleo afecta con más fuerza a los jóvenes. Además, en nuestros países ya se discute sobre nuevas formas de ocupación, también de la presencia de más trabajadores independientes y emprendedores, y -algo de sumo interés- los escenarios que se plantean con la Cuarta Revolución Industrial. La revolución tecnológica exponencial y los nuevos modelos de producción también son elementos fundamentales para tener en cuenta a la hora de establecer una agenda por el empleo, que va mucho más allá de los próximos cuatro años de Gobierno.

En ese sentido y con la prioridad que tiene el mercado laboral es la oportunidad para considerar a la generación de empleo como una política de Estado, en donde se incorporen todos los esfuerzos públicos y privados que buscan ese objetivo, pero sobre todo que se tenga en cuenta al desarrollo productivo, la innovación y el talento humano. Si uno de los objetivos es reducir la pobreza la principales herramientas es promover el trabajo.