Rodrigo Borja

'¡Sí se puede!'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 8
Contento 0
16 de June de 2013 00:01

Este eslogan fue acuñado en inglés en 1972 en la ciudad de Phoenix, Arizona, por el grupo sindical norteamericano "United Farm Workers" (UFW) en sus luchas reivindicativas de los derechos de los trabajadores del campo en los Estados Unidos. Sus miembros y activistas lo usaron intensamente. Años después lo adoptó, como nombre comercial, la empresa de aviación "Aeroméxico", en cuya publicidad aparecía: "con Aeroméxico sí se puede". Pero cuando la empresa intentó patentarlo en la "US Trademark Office" se produjo el reclamo judicial de los abogados de la "United Farm Workers", quienes reivindicaron para su corporación la propiedad intelectual de la frase. Y, tras varios meses de litigio, triunfó la UFW y la compañía de aviación mexicana tuvo que abandonar el uso del eslogan.

No obstante, en los años 80 otra compañía de aviación -la "Air Canada"- adoptó también la consigna publicitaria en inglés: "yes, we can", como su eslogan comercial.

Fue el publicista colombiano Óscar Lombana quien trasladó este eslogan desde el ámbito comercial al político. Lo hizo durante la campaña electoral colombiana en 1981, en la que triunfó el candidato conservador Belisario Betancur. Toda Colombia estuvo pintada con la consigna: "con Belisario sí se puede".

A comienzos de nuestra campaña del 84 Lombana vino a ofrecerme sus servicios. Me recalcó su espectacular triunfo en Colombia. ¡Ah, los publicistas! Si el candidato gana, el triunfo se debe a ellos; y si pierde, es torpeza del candidato, que se apartó de sus consejos. Le respondí que no teníamos dinero y que en nuestra campaña el candidato y los dirigentes hacíamos de todo: desde choferes y guardaespaldas hasta publicistas. Entonces el doctor Lombana se fue con mi enconado adversario León Febres Cordero. Y todo el país quedó pintado: "con León sí se puede".

Sin duda, el eslogan era impactante. Tanto que, 24 años después -dentro ya de la revolucion digital- el "marketing" político de Barack Obama, en su campaña electoral del 2008 para la presidencia de los Estados Unidos, utilizó exitosamente por todos los medios audiovisuales el "¡yes, we can!".

¡Es que la fuerza de los eslóganes en la videopolítica contemporánea, que privilegia las imágenes sobre los textos y las tesis, es impresionante! El fascinante mundo de la informática -internet, grid software, ciberespacio, telemática, realidad virtual, correo electrónico, inteligencia artificial, prens+a digital y demás prodigios de la cibernética- ha producido un profundo cambio en las comunicaciones políticas. Repito algo que escribí anteriormente: con frecuencia -con demasiada frecuencia- en el mundo actual no ganan las elecciones los mejores pensadores sino los mejores histriones.

Hoy la hinchada de nuestro fútbol ha copiado el viejo eslogan y, cuando compite la selección, el grito en los estadios es: "¡sí se puede!"