Enfermedades, ansiedad y parásitos son algunas de las causas para la pérdida de peso repentina en los animales de compañía. Foto: Pixabay

Enfermedades, ansiedad y parásitos son algunas de las causas para la pérdida de peso repentina en los animales de compañía. Foto: Pixabay

Cinco razones por las que tu mascota puede perder peso

Gabriela Castellanos
Redactora (I)

Así como el aumento repentino y excesivo de peso representa un problema para el bienestar de los animales, la pérdida del mismo también puede ser un indicador preocupante. Aquí te presentamos cinco razones por las que tu mejor amigo puede estar más flaco de lo normal:

1. Malnutrición

La alimentación es el primer eslabón de la salud de tu amigo de cuatro patas, según el veterinario Andrés Molina. “Muchas familias dan demasiada comida a sus animales de compañía, pero otras no les dan lo suficiente”, explica el especialista.

Hay que tomar en cuenta que los perros y gatos necesitan comida alta en proteína. La calidad del alimento elegido puede ser inferior a la que requiere cada mascota. “Si a un perro sumamente activo le damos balanceado que no tiene cantidad suficiente de proteína, va a perder masa corporal”, señala.

Como regla general, según PetMD, un portal de medicina veterinaria, cada perro debe comer el 2% de su peso diariamente. Estas cantidades varían según la edad y el nivel de energía de cada individuo.

2. Parásitos

También pueden ser responsables los parásitos que viven en el organismo de las mascotas. Estos pequeños organismos se concentran principalmente en el intestino de los animales, aunque algunos tipos específicos de protozoos se alojan en el corazón y pulmones.

Los parásitos se contagian por el contacto con las heces de un individuo afectado, explica Catalina Arcos, médico veterinario. Lo mejor en estos casos es aplicar periódicamente desparasitantes internos. La recomendación, según la veterinaria, es hacerlo cada tres meses.

3. Problemas dentales

A veces no es necesario indagar muy profundo para encontrar la causa de la falta de apetito de tu perro o gato. A veces, la respuesta puede estar en su boca. Si existe dolor por alguna infección o algún problema dental, los animales tendrán dificultad al masticar, por lo que evitarán comer.

Para prevenir esto es recomendable realizar profilaxis anuales en perros y gatos. Este procedimiento se realiza en clínicas veterinarias por profesionales capacitados para ello. Además, se recomienda mantener una buena higiene bucal con cepillados semanales o diarios con pasta dental de uso veterinario.

4. Cáncer

Algunos tipos de tumores, especialmente aquellos que aparecen en el tracto digestivo de los animales, pueden provocar pérdida de peso. Según VetStreet, un sitio web especializado en cuidado de mascotas, se acompaña de dolor abdominal, vómitos y diarreas frecuentes y sin razón aparente..

Para diagnosticar la enfermedad y establecer un protocolo de tratamiento, es importante que se realicen exámenes a tu perro o gato. Con ello tu veterinario de confianza podrá determinar si se debe hacer una cirugía, quimioterapias, entre otros.

5. Ansiedad

Así como ocurre con los seres humanos, el estrés y la ansiedad cobran facturas en la salud de los animales de compañía. Si no se sienten bien, pueden dejar de comer. Cuando este problema persiste, la pérdida de peso puede ser rápida.

Una de las causas de ansiedad en las mascotas es la separación. Según la ASPCA, hay otras señales que ayudarán a identificar si esta es la razón de la falta de interés en la comida. Hacer sus necesidades dentro de casa o en lugares no acostumbrados, llantos y ladridos constantes, comportamiento destructivo y escapes son algunos de ellos.

Existen varios tratamientos para los problemas. Juguetes especiales, paseadores,  guarderías, musicoterapia, tratamientos de etología,  son opciones para ayudar a mejorar la calidad de vida de las mascotas con estrés.