Una vez al mes los niños de la guardería Mi pequeño mundo reciben la visita de perros en sus clases. Foto: Diego Pallero/ Narices Frías.

Una vez al mes los niños de la guardería Mi pequeño mundo reciben la visita de perros en sus clases. Foto: Diego Pallero/ Narices Frías.

Las mascotas ayudan en el desarrollo de los niños

Gabriela Castellanos 
Redactora (I)

Elegir a un animal de compañía no es una decisión para tomarse a la ligera. La experiencia puede resultar exitosa o traumática tanto para la familia como para la mascota. Hay que tener especial cuidado cuando se trata de niños.

Carolina Arauz, licenciada en parvularia y especialista en niños con problemas de aprendizaje y conductuales, explica que ha encontrado en los animales una excelente herramienta para fortalecer ciertas áreas del desarrollo infantil. “Tener una mascota es el mejor recurso que una madre o una maestra puede tener para ver un cambio de actitud en sus hijos sea en la familia o en la escuela”, señala.

Su hijo Samuel se desarrolló rodeado de perros. “El perro era un motivador para él. Empezó a gatear para cogerle al perro y luego a caminar para poder estar con el perro”, cuenta la especialista.

El cepillar el pelo a los canes ayuda en el fortalecimiento de la motricidad fina. “Se aplica la posición pinza y apoyo que se trabaja normalmente con hoja y papel”, agrega. Cuando se trabaja con canes, los niños tienen experiencias lúdicas. También les brinda seguridad y puede ser un apoyo en las tareas escolares.

Ximena Andrade, profesora de expresión corporal en la guardería Mi pequeño mundo, cuenta que una vez al mes los visita una perra que participa de las actividades escolares. “Les enseñamos a los niños a darles de comer, cepillarles, pasearles y a tratarles de forma adecuada”, cuenta.

La guía de un especialista será beneficiosa para encontrar al animal adecuado según las necesidades de cada menor. Foto: Diego Pallero/ Narices Frías.

La guía de un especialista será beneficiosa para encontrar al animal adecuado según las necesidades de cada menor. Foto: Diego Pallero/ Narices Frías.

Hasta los cinco años, los pequeños no entienden lo que significa el dolor y pueden ser bruscos en los juegos con los animales, por lo que necesitan la supervisión de sus padres.

Gabriel Carrión, experto en mascotas y director de Lord Guau, explica que es importante saber elegir a la mascota para cada niño. “Un niño con mucha actividad a quien se le da un perro muy pasivo se va a frustrar y no lo va a disfrutar”, asegura. Al contrario, un niño más tranquilo puede estresarse con un perro muy juguetón.

Los golden retriever y labradores son los que tienen mejor carácter para los niños. Los especialistas utilizan tests para saber si un cachorro es más dominante o sumiso y así ubicarlo en una familia adecuada.

En la escuela:

Los perros son especialmente útiles para ayudar a niños con problemas de aprendizaje. Son una motivación.

En el hogar: 

Son una compañía y un apoyo. Además tener una mascota enseña sobre responsabilidad y cuidado.

En la salud:

Estudios indican que tener perros desde temprana edad ayuda a prevenir alergias en los niños.