22 de June de 2011 00:02

Más impuestos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Quizá te identifiques con esta historia. Naciste en una familia de clase media, que te enseñó buenas costumbres, que cimentó tu educación, que te apoyó en todo momento. Estudiaste en un colegio público o privado, laico o religioso, continuaste tus estudios en una universidad y obtuviste tu título. Eres médico, arquitecto, abogado, ingeniero, técnico, industrial, odontólogo, empresario, comerciante o quizá banquero. Formaste una familia y poco a poco con trabajo diario, con esfuerzo y tesón adquiriste bienes materiales. Una casa o un departamento que te tiene endeudado por 10 ó 20 años, pagas el colegio de tus hijos que esperas sea el mejor para ellos. El Estado no te da educación. Pagas los servicios médicos cuando te enfermas. El Estado no te da buena salud. Pagas los impuestos que te descuentan por rol o cuando entregas facturas por servicios profesionales. Compras un auto usado, luego lo vendes y quieres uno mejor. Te gusta un todoterreno, no quieres que los huecos de las calles o los muros de las carreteras destrocen tu auto o simplemente tienes un trabajo rural o te gusta la aventura. Te endeudas y lo sacas de la casa pagando el doble de lo que cuesta en el 'imperio' a veces el triple o más. Todo por impuestos. Lo matriculas y te cuesta otra barbaridad. Alto, tú ya no eres pueblo, eres un paria pelucón y millonario. Le apestas a la revolución. Perteneces al 3% de la población. Tienes que pagar miles de dólares más por tener ese auto. Hay que llenar el cofre vacío de su majestad. Tienes que pagar el despilfarro más grande de la historia. La campaña permanente, las cadenas diarias, los insultos sabatinos, la burocracia enorme de este Estado pipón. Si quieres evitar los impuestos verdes y conducir un auto grande, cómprate un bus y libera toneladas de humo negro esos no contaminan o hazte chofer y guardaespaldas de las caravanas que conducen a su majestad y sus áulicos. ¿Hasta cuándo aguantamos indiferentes las geniales ideas de don Marx y su jefe?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)