21 de December de 2009 00:00

Emprendedores

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Benjamín Rosales

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En estos días en que celebramos las fiestas de Navidad y Año Nuevo, no conviene analizar problemas que nos agobian para no aplacar nuestro espíritu que debe llenarse de júbilo, ni amargarnos por la ineficacia estatal para prevenir y paliar los efectos del estiaje sino adaptarnos a los cortes de electricidad y contribuir al ahorro de energía, o molestarnos por la agobiante propaganda mediática de Alianza País a pesar que sabemos que es financiada con el erario público. 

Debemos olvidarnos, al menos por un par de semanas, de los escándalos de corrupción en la contratación de obras y compra de bienes, desbordados por el abuso en declaratorias de emergencia, y de las mordaces acusaciones de Fabricio Correa, que revelan una apasionada sinceridad y fraternal deseo de rectificaciones gubernamentales.  Sí, mejor encontremos motivos que alberguen esperanzas que nuestro país, donde abundan  recursos y ciudadanos capaces, se enrumbe por un camino de progreso que disminuya la desocupación, inseguridad y pobreza.

La  Corporación para el Desarrollo de la Educación Universitaria, Codeu, presentó el libro de la Dra. Lois Roberts titulado “Empresarios ecuatorianos del banano”.  Es una magnífica obra que describe el proceso de desarrollo del comercio internacional del banano y del cultivo, producción y exportación de la fruta en Ecuador. 

Es un  orgullo para los ecuatorianos que nuestros pequeños productores y grandes empresarios colocaran a nuestro país en el liderazgo mundial del comercio bananero y hayan mantenido esa posición por más de 50 años, a pesar de que las grandes transnacionales  concentraran sus inversiones para producción y exportación en Centroamérica.

Roberts explica que esto fue posible gracias a políticas gubernamentales, iniciales inversiones extranjeras y transferencia tecnológica y la experiencia de agricultores de la Costa, que supieron trabajar con ahínco y dedicación para mantener al Ecuador como el primer exportador.  La producción y exportación de la fruta hicieron posible el desarrollo de Guayaquil y de la Costa.
El ejemplo que dieron esos empresarios bananeros ha servido para que otros ecuatorianos colocaran otros productos como camarones, pesca, flores, palma africana, palmito, en primeros lugares a escala mundial, generando miles de puestos de trabajo y disminuyendo   la pobreza. 

El libro de Roberts muestra que Ecuador no fue  una ‘Banana Republic’, mote con que se conoce a países  en que una o dos grandes transnacionales dominan la producción de banano ejerciendo una terrible influencia política y que Ecuador “sí puede” desarrollarse con esfuerzo de sus pequeños y grandes empresarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)