12 de July de 2009 00:00

Ceguera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Es curioso cómo sociedades civilizadas, intuitivas se dejan seducir por cantos de sirena de malos gobernantes.  Desde 1971 (Dictadura Militar) hemos observado todo tipo de regímenes corruptos, sin excepción, que ciertamente han corroído la institucionalidad nacional.  Es así como hemos asistido desde los primeros negociados de petróleo en la dictadura militar, pasando por negocitos de armas y bonos de deuda; luego fue la sucretización, negocios de la isla Santay, unidades ejecutoras, la perimetral y la basura de Guayaquil; negociado de las planchas de zinc; luego Flores y Miel, gastos reservados y aeropuerto los Perales de Bahía, Fábricas de Hielo; ‘El primer millón’ y comisiones por obras públicas; crisis bancaria con complicidad de los primeros mandatarios; luego bonos, enriquecimiento ilícito de ex presidentes, pasando por nepotismo y más negocios con Petroecuador, hasta los más caros certámenes de belleza.  Toda esta corrupción en aumento exponencial tanto en cantidad, valor y cinismo; pero nunca se había llegado a contratos por decenas de millones con familiares directos del Presidente; pero parece que no importa o sufrimos de una ceguera crónica, parece que ahora nada nos impresiona, incluso, antes botamos presidentes, ahora ya ni para eso nos quedan fuerzas. Esto es toda la verdad que puedo decir aún en libertad.

Gracias y felicitaciones por continuar siendo un periódico libre y objetivo.
Carlos Alfredo Pino Peña
Antonella P. Nasser

¡Concejales salientes, rindan cuentas!

El clamor generalizado de la ciudadanía riobambeña exige que los concejales cantonales de Riobamba salientes, por respeto a quienes confiaron en su capacidad y gestión, en las urnas, están en la obligación de rendir cuentas del trabajo cumplido en el Municipio, y si es posible presenten la declaración juramentada de sus actuales bienes.

El informe de labores no solamente deberá centrarse en el aspecto administrativo emprendido al interior de la Municipalidad de Riobamba, sino conocer cuál fue su verdadero aporte, esfuerzo y contribución en beneficio del cantón, durante la administración del alcalde, Dr. Ángel Yánez.

 El pueblo riobambeño y los medios de comunicación social solicitamos comedidamente saber cuántos cargos públicos consiguieron en otras instituciones, a tiempo completo, a cambio de gestionar alguna obra; cuántos viajes efectuaron al exterior, qué beneficios generaron para   Riobamba y cuánto dinero del pueblo gastaron; así mismo que expliquen cuántas sesiones de las comisiones permanentes realizaron anualmente.

Cuántos proyectos presentaron al seno del Concejo Cantonal, cuáles fueron aprobados y cuántos están en ejecución; y que sean sinceros en señalar, cuántos familiares dejan en cargos burocráticos, no solamente en el Municipio, sino también en la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, y en la Empresa Mercado de Productores San Pedro de Riobamba; pero principalmente, queremos saber, qué tiempo dedicaron diariamente, para atender las peticiones y solicitudes de la ciudadanía, en sus oficinas del Cabildo local.

Son algunas de las inquietudes que merecen una respuesta responsable y honesta, porque hasta el momento ninguna autoridad municipal que fenece en sus funciones ha tenido la valentía y dignidad de informar detallada y documentadamente la labor efectuada a favor del cantón Riobamba.

Arturo Lara Noriega, Vicepresidente Colegio de Periodistas Chimborazo

El matrimonio del Ecuador

¿Acaso puedo aventurarme a comparar al matrimonio con el Gobierno? Desde mi punto de vista, sí. Dado a que ambos son contratos y compromisos, no encuentro ningún inconveniente al hacerlo. Y ¿por qué hacerlo? Porque a diario escucho quejas tanto de matrimonios como de ciudadanos inconformes con las situaciones gubernamentales. ¿A qué se debe esto? A mi parecer, ambos lados tienen situaciones parecidas, como por ejemplo que durante un noviazgo se dan obsequios, se hacen promesas,  se levantan deseos e ilusiones. Parece un cuento de hadas. Lo mismo sucede durante las campañas electorales. Se hacen visitas, hay obsequios, se hacen promesas y todo es  mágico. Luego llega el compromiso y el matrimonio, pero no todas las promesas se cumplen. Muchos de los obsequios se suspenden porque se debe mantener una fuerte economía familiar (o en el caso gubernamental, para pagar deudas pendientes) y además de eso, mantener felices a muchos funcionarios públicos o privados que están acostumbrados a mantener cierto estatus de vida. Todo esto, en un tono  realista. También tenemos a las terceras personas . En el caso del Gobierno, hay los  (‘terceros presidentes’) que viven tentados a involucrarse en asuntos ajenos y atentan en contra de la privacidad de una sociedad, lo mismo que sucede en cualquier familia. Pero algo debemos tener en claro, para todos los ecuatorianos que de una u otra manera se siente incómodos con nuestro matrimonio estatal, “ los trapos sucios se lavan en casa”. Los terceros no tienen por qué intervenir en decisiones internas.

‘Dios les cría y ellos se juntan’

Proverbio antiguo pero sabio, que se complementa con “dime con quién andas y te diré quién eres”.

El economista Correa se junta con los presidentes de Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia e Irán, en lugar de los demócratas EE.UU., México, Perú, Chile, Brasil, con quienes hay relación comercial.

Prefiere entrar a la Alba sin ningún beneficio para el pueblo, solo por apoyar los fines expansionistas de Chávez.

El economista hasta ahora no demuestra sus habilidades como estadista; se deja llevar por sus emociones de populista diciendo: sería un buen país para morir.

Tiene doble discurso: defiende la soberanía para Ecuador, pero viola la del país en conflicto. Nada dijo cuando nuestro ejército tumbó a Lucio y  fue Ministro del Presidente entrante.

El partido AP, que se identifica con el color verde, no ha sido por la esperanza sino por inmaduros. Además, se juntaron por buenos discípulos de Maquiavelo. No tienen ningún escrúpulo en desinformar en  TV. 

Nelson Ramos Paredes

Persisten los líos con el SOAT

Lo que acontece con el SOAT  en el Ecuador es de vergüenza para todos los propietarios de vehículos que circulan por el país.
¿Por qué?

Primero, el Gobierno dice ser el promotor y abanderado de este sistema sin poner un solo centavo, pues quienes aportamos somos los propietarios de vehículos; sin embargo, vemos cómo la publicidad gubernamental en ese sentido hace gala de ser los participantes directos en esta causa.

Segundo, la usura de las compañías aseguradoras raya en lo insólito y el descaro al no pagar a tiempo a sus acreedores, sean estas las víctimas  o las instituciones de salud públicas o privadas a donde (con justa razón) son llevados en forma urgente los pacientes que necesitan de atención médica en casos de accidentes de tránsito.

Sorprende más aún observar cómo estas usureras compañías lo primero que ponen a buen recaudo son sus millonarios intereses privados en desmedro directo de  sus acreedores.

Y conste que nunca se supo cómo se manejaron esas adjudicaciones a ciertas compañías.

Es injustificado que, pese a ser instituciones privadas que por obra y gracia de la patria altiva y soberana se forraron hasta reventar con los millonarios ingresos que les cayó del cielo y del suelo (o sea de nosotros) quienes tenemos la obligación de hacerlo en ‘contante y sonante’ para poder matricular el vehículo.

No tengan el sentido común y humano de pensar que las víctimas no son pelucones ni caretucos que necesitan percibir sus primas de seguro, y las instituciones de salud requieren que sus deudas sean canceladas.

Sin embargo, la usura de corbata demora hasta cerca de un año en pagar lo que debe, cual tramposos de deudas domésticas. ¿Hasta cuándo?

Fernando Garzón Montenegro

¡Adelante, señor fiscal Pesántez!

Con asombro, por decir lo menos, vemos cómo un trío de jueces ‘probos’ ha declarado inocente a Jorge Hugo Reyes, después de haber cumplido 15 años de cárcel de los 25 años sentenciados por otros jueces, por lavado de activos y narcotráfico.

Lo más sorprendente del caso es que estos “caretucos” de jueces tienen la osadía de presentar una acción de protección en contra de la formulación de cargos que propuso la Fiscalía de la Nación, con sobrados méritos, por el presunto delito de prevaricato.

Más lamentable aún es que la Corte Nacional de Justicia apoye a estos malos jueces reiterando su rechazo al ataque a la Función Judicial.

No se dan cuenta que la oposición no es a la Función Judicial sino a estos malos elementos, que como otros angelitos que anidan en este gremio, en forma por demás descarada emiten fallos, que el más ignorante de los seres humanos, neófitos en la materia, se da cuenta que son manipulados y mañosos!...

¡Adelante, señor fiscal Washington Pesántez! Demuestre que todavía hay personas como usted que luchan realmente contra la corrupción venga de donde venga.

Y es hora de que desenmascaren a ciertos jueces corruptos que abundan en esta función tan importante del Estado, como es la Función Judicial, y que no pase que los pájaros comiencen a disparar a las escopetas, pues la Patria ya es de todos, pero no de los corruptos!

Marco Argüello Ruiz

Sobre la prohibición del porte de armas

Debemos tener en cuenta que la disposición del Gobierno Nacional para prohibir el porte de armas nos afecta única y exclusivamente a los ciudadanos honestos que buscamos  tener un arma legal y debidamente registrada para defender nuestros bienes y nuestras vidas.

En esta época, y sin tener con qué defendernos, seremos aún más vulnerables ante la delincuencia porque ellos no dejarán de portar sus armas ilegales y no registradas para cometer sus crímenes.

Es por esto que esta disposición gubernamental, en lugar de ser una medida represiva contra la delincuencia, es por lo contrario una medida extremadamente favorable para ellos por todo lo que puede ocasionar.

Ahora los delincuentes sabrán con certeza que la víctima que escojan para robar, secuestrar, violar o asesinar va estar desarmada y seguramente no habrá un policía cerca para ayudar.

Klaus P. Chanange

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)