Una limpieza regular evitará que la ducha se tape y que pierda su brillo original. El proceso es fácil y solo requiere de tres materiales: Paño suave, cera de pulimento y una aguja de punta redonda.