16 de enero de 2021 00:00

Las videollamadas sí contaminan

Durante las videoconferencias opte por conexiones de voz. Estas reducen las emisiones de carbono hasta en un 96%. Foto: Reepik

Durante las videoconferencias opte por conexiones de voz. Estas reducen las emisiones de carbono hasta en un 96%. Foto: Reepik

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 10
Contento 0
Redacción Tendencias

Ya no se trata solo de ocultar el desorden. Agregue “salvar el planeta” a las razones por las que deja la cámara apagada durante su próxima reu­nión virtual.

Un nuevo estudio dice que, a pesar de una caída récord en las emisiones globales de carbono en el 2020, un cambio impulsado por la pandemia hacia el trabajo remoto y más entretenimiento en el hogar presenta un impacto ambiental significativo. Esto se debe a la forma en que los datos de Internet se almacenan y transfieren en todo el mundo.

Solo una hora de videoconferencia o transmisión, por ejemplo, emite de 150 a 1 000 gramos de dióxido de carbono (un galón de gasolina quemado en un automóvil emite alrededor de 8,887 gramos), requiere de 2 a 12 litros de agua y necesita un área de tierra que suma aproximadamente el tamaño de un iPad Mini.

Pero dejar la cámara apagada durante una llamada web puede reducir estas huellas en un 96%. Transmitir contenido en definición estándar en lugar de alta definición mientras se usan aplicaciones como Netflix o Hulu también podría traer una reducción del 86%, estimaron los investigadores.

El estudio -de investigadores de la Universidad de Purdue, de la Universidad de Yale y del Instituto de Tecnología de Massachusetts- es el primero en analizar las huellas de agua y tierra asociadas con la infraestructura de Internet, además de las huellas de carbono. Los hallazgos se publican en la revista Resources, Conservation and Recycling.

“Si solo se concentra en un tipo de huella, se pierden otras que pueden brindar una visión más holística del impacto ambiental”, dijo Roshanak Nateghi, profesor de ingeniería industrial de Purdue. Su trabajo busca descubrir vacíos y suposiciones en la investigación energética, que han llevado a subestimar los efectos del cambio climático.

Varios países han informado un aumento de al menos un 20% en el tráfico de Internet desde marzo. Si la tendencia continúa hasta fines del 2021, el incremento del uso de Internet por sí solo requeriría un bosque de aproximadamente 185 443 km² -cifra muy cercana a la superficie terrestre
de ­Siria- para capturar el carbono emitido.

El agua adicional necesaria para el procesamiento y transmisión de datos también sería suficiente para llenar más de 300 000 piscinas olímpicas, mientras que la huella de tierra resultante sería aproximadamente igual al tamaño de la ciudad de Los Ángeles.

El equipo estimó las huellas de carbono, agua y tierra asociadas con cada gigabyte de datos utilizados en YouTube, Zoom, Facebook, Instagram, Twitter, TikTok y en otras 12 plataformas, así como en juegos en línea y navegación web. Cuanto más videos se usen en una aplicación, mayores serán las huellas en el planeta.

‘Tips’ verdes
Las cadenas de mensajes por WhatsApp aumentan la huella de carbono de las personas.
Envíe solo correos electrónicos que sean necesarios. El ‘mailing’ es contaminante.
Si va a ver videos, trate de hacerlo en calidad estándar para no utilizar muchos
datos.
Controle el número de veces que desbloquea su teléfono, ya que cada acción requiere electricidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (3)