En plena audiencia, un niño le pide al Papa su solideo
Informe acusa a Bolsonaro de agravar la pandemia por…
Trump anuncia lanzamiento de su propia empresa mediá…
Municipio de Quito realiza un censo a vendedores no …
Arrestos en frontera de EE.UU. supera los 1, 7 millo…
Perros que rescatarían de la lava volcánica no aparecen
Combos de colada morada se preparan en el Albergue S…
Juez pide a Interpol que emita difusión roja contra …

La requisición de medicinas por la emergencia de covid-19 genera cuestionamientos

El martes 18 de agosto de 2020, militares del Grupo de Artillería Autoremolcado N° 79 General Pintag requisaron varias cajas de medicamentos de una compañía farmacéutica en Azuay. Los fármacos fueron trasladados a las bodega del Ministerio de Salud Públic

El martes 18 de agosto de 2020, militares del Grupo de Artillería Autoremolcado N° 79 General Pintag requisaron varias cajas de medicamentos de una compañía farmacéutica en Azuay. Los fármacos fueron trasladados a las bodega del Ministerio de Salud Públic

El martes 18 de agosto de 2020, militares del Grupo de Artillería Autoremolcado N° 79 General Pintag requisaron varias cajas de medicamentos de una compañía farmacéutica en Azuay. Los fármacos fueron trasladados a las bodega del Ministerio de Salud Pública Zona 6. Foto: Cortesía FF.AA.

La requisición de medicamentos para sedación y analgesia, para las unidades de cuidados intensivos de la red pública de salud, genera controversia. La medida fue autorizada el pasado 16 de agosto de 2020 por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional y permite al Ministerio de Salud Pública realizar los trámites pertinentes para acceder a esta medicación, por medio de la Dirección de Movilización del Ministerio de Defensa.

Ayer, 20 de agosto del 2020, el ministro de Salud, Juan Carlos Zeballos, reconoció que “es una manera violenta pero justa para quien esté con un paciente crítico”. Y explicó que la resolución responde a una especulación con medicinas como fentanilo, midazolam, propofol, rocuronio y bromuro, por parte de ciertas farmacéuticas.

“Si es que a mí me hacen una oferta siete veces, ocho veces más alta de lo que se ofertaba hace dos meses, me llama muchísimo la atención. Y no están entregando para crear ese problema. La requisición quiere decir que uno va el sitio donde ha ubicado las medicinas y las toma para luego, obviamente, hacer el pago correspondiente, algo que es razonable”, indicó.

Militares de un grupo de artillería retiraron el pasado martes 3 675 unidades de fentanilo y propofol de una compañía farmacéutica en la provincia del Azuay. En un comunicado el Ejército informó que la medicina decomisada fue entregada en la bodega del Ministerio de Salud Pública Zona 6.

La medida genera inquietud entre los directivos de los hospitales privados. Este viernes 21 de agosto de 2020, la alcaldesa Cynthia Viteri cuestionó la decisión, pues dijo pondría en riesgo a quienes acuden a otras unidades médicas, como los hospitales de la Junta de Beneficencia y las clínicas privadas de Guayaquil. “Aquí no es solamente la red de salud pública la que existe”, dijo. Y explicó que aún la resolución no ha sido evaluada por el COE cantonal.

La demanda de medicación para sedación y analgesia aumentó con crisis sanitaria por covid-19, que ha rebasado la capacidad de las unidades de cuidados intensivos en el país. Hasta este viernes el Ministerio de Salud Pública registra 350 pacientes hospitalizados con pronóstico reservado. El país suma 106 481 casos del nuevo coranavirus, desde el 29 de febrero.

Suplementos digitales