Trump sufre revés con envío de caso contra Twitter d…
Los sápara luchan por mantener su tierra
CC analiza la pertinencia de militares en las calles
Destinos, con 70% de reservas confirmadas
Más de la mitad de pacientes con tuberculosis están …
La FEF busca aliviar sus finanzas con la Tri
Venezuela abre paso peatonal en la frontera con Colombia
Gobierno venezolano vigilará redes sociales en campa…

Nayón crece de la mano de las plantas y las flores

Los clientes recorren la calle Quito, lugar donde se concentran los viveros. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

Los ojos viven una fiesta apenas se llega a Nayón, esa parroquia rural ubicada al nororiente de Quito. Y es que no puede haber algo más multicolor que este lugar, que se ha convertido en el principal mercado de flores para la capital.

Las flores se han tomado la calle Quito y varias cuadras a la redonda. Por veredas y senderos, en los invernaderos los visitantes parecen extasiarse por la diversidad que pueden encontrar. Y, como suele suceder, para los lugareños es un elemento más de su cotidianidad, algo común, nada extraordinario.

A la vez, las flores llevaron el progreso a esta zona. Ya no es solo un mercado, no es solo la maceta. La oferta se expandió. Se venden abonos, fertilizantes, accesorios de hierro. Si necesita más, le instalan el riego o le diseñan y arman el jardín según los gustos y las necesidades de los clientes.

El mantenimiento de las plantas es una prioridad para los dueños de los negocios. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO
El empleado de uno de los viveros limpia un semillero de ciprés limón. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO
En los viveros también se ofrece servicio de mantenimiento de jardines. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

Suplementos digitales