Misión del FMI empezó su trabajo en Ecuador
División entre los concejales en la entrega de ofren…
Chile confirma cuatro casos de transmisión comunitar…
Miami tendrá su propia criptomoneda, el ‘Miami…
Cuatro heridos al virarse una lancha en la que viaja…
Yunda presidió sesión por el 2 de Agosto; Guarderas …
Presidente del Parlamento libio rechaza la candidatu…
Guayaquil acelera la vacunación y reporta estabilida…

Intensivistas de Azuay están preocupados por la situación sanitaria

Los hospitales José Carrasco Arteaga y Vicente Corral Moscoso no tienen disponibilidad de camas en UCI. FOTOS: Lineida Castillo

Los hospitales José Carrasco Arteaga y Vicente Corral Moscoso no tienen disponibilidad de camas en UCI. FOTOS: Lineida Castillo

Los hospitales José Carrasco Arteaga y Vicente Corral Moscoso no tienen disponibilidad de camas en UCI. Foto: Lineida Castillo

La Sociedad Ecuatoriana de Cuidados Intensivos, capítulo Azuay, mediante un comunicado público, extendió su preocupación por el incremento sostenido de infectados de covid19. Ellos creen que era necesario y urgente el estado de excepción en el país.

De acuerdo con el comunicado, en la actualidad, los contagios, hospitalizaciones y fallecidos por el SARSCOV2 superan los picos máximos de incidencia presentado en agosto del 2020 en Cuenca, que fue la época más crítica de la emergencia sanitaria por la pandemia.

Según las cifras del Ministerio de Salud, las muertes inusuales en Azuay suman 331 en lo que va del 2021.

A Emergencia de los dos hospitales llegan todo el día familias buscando un espacio. En la actualidad, las 75 camas UCI de los hospitales centinelas José Carrasco Arteaga y Vicente Corral Moscoso están en su límite y con más de 30 pacientes en lista de espera.

Según los representantes de este gremio, hay limitada disponibilidad de profesionales capacitados para instalar nuevas camas, desabastecimiento de fármacos para sedación, oxígeno medicinal, entre otros insumos para tratar a los pacientes de coronavirus.

Asimismo, los galenos cuestionan la falta de compromiso de la ciudadanía para cumplir con las medidas de bioseguridad, evitar las fiestas y las aglomeraciones en espacios públicos, que implican un alto riesgo de contagio del virus.

Por eso, consideran que con el toque de queda y el confinamiento los fines de semana se podrán aliviar la crítica situación sanitaria que enfrenta Azuay y otras 15 provincias del país.

No obstante, también hacen un llamado a las autoridades sanitarias del país a fortalecer los procesos que aseguren un adecuado abastecimiento de insumos, dispositivos y fármacos, para el manejo de los pacientes hospitalizados. “Es urgente incorporar más personal de salud capacitado y camas UCI para atender la demanda existente”, dicen.