Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Animada jornada de compras en Guayaquil por extensió…
Arte y artesanías en los corredores culturales
La formación de un ‘tornado’ sorprendió a Quito
408 plazas, en Zona Azul para motocicletas en Quito
Leyes para uso progresivo de la fuerza y seguridad p…
Salario de hombres subió USD 23,9; el de mujeres, USD 2,2

Iglesia Católica exhorta a sus fieles a no dar la paz en la misa y quedarse en casa si tienen afecciones respiratorias

El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana plantea tomar precauciones en la práctica religiosa. En la imagen: la iglesia del barrio San José de Moran. Foto: Diego Pallero / El Comercio

El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana plantea tomar precauciones en la práctica religiosa. En la imagen: la iglesia del barrio San José de Moran. Foto: Diego Pallero / El Comercio

El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana plantea tomar precauciones en la práctica religiosa. En la imagen: la iglesia del barrio San José de Moran. Foto: Diego Pallero / El Comercio

Ante el anuncio de la emergencia sanitaria, el Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) realiza varias recomendaciones para sus fieles . En un comunicado emitido al mediodía de hoy, 12 de marzo del 2020, la dirigencia eclesiástica llama a “acatar las disposiciones de las autoridades sanitarias nacionales y locales”, y “orar por la vida de los trabajadores de la salud”, así como por las personas y familias afectadas por el covid-19.

Respecto a la práctica religiosa, piden “participar en las Eucaristías y en los actos de piedad (como adoración al Santísimo, viacrucis, rezo del Rosario, etc.) evitando las aglomeraciones. Siendo opcional el rito del intercambio de la paz en la Misa, que se omita mientras dure la emergencia sanitaria”.

Si alguna persona presenta un cuadro de afección respiratoria u otros síntomas debe abstenerse de asistir a las celebraciones litúrgicas, sin que con esto falten al precepto católico de participar en las celebraciones dominicales y festivas.

Asimismo, se suspenden las actividades masivas como congresos, encuentros, caminatas o festivales, “especialmente en espacios cerrados (coliseos o auditorios)”. También se menciona la realización de los “programas por la vida” a través de televisión, radio y redes sociales.

Los sacerdotes reciben la instrucción de utilizar mascarillas cuando administren los sacramentos de Reconciliación (confesión) y Unción de los Enfermos.

Respondiendo a las inquietudes de qué va a pasar en esta época de Cuaresma y Semana Santa, que empieza el 5 de abril, los obispos disponen celebrar las procesiones principales, como las del Domingo de Ramos y Viernes Santo “en espacios abiertos (calles y plazas), que podrían ser retransmitidas por la radio y la televisión”. El documento no hace ninguna alusión específica a procesiones multitudinarias, como la de Jesús del Gran Poder en Quito o Cristo del Consuelo en Guayaquil.

Por último, la jerarquía eclesiástica llama a “evitar el pánico, y como deber cristiano brindar nuestro apoyo y asistencia espiritual a los afectados de esta enfermedad hasta su total restablecimiento”.

Suplementos digitales