Guillermo Lasso celebra acuerdo con Conaie: Terminó …
Conaie suspende el paro en Ecuador
Simpatizantes y comunidades indígenas se suman a mar…
El gas doméstico se vende con limitaciones en Cuenca
Clases virtuales se mantienen en Ecuador hasta el vi…
Antenas permanecen bajo el control de organizaciones…
Plantean reducir precio de las gasolinas extra, ecop…
Firman acuerdos del acta mediadora de diálogo entre …

Fatiga, dolor muscular y problemas de respiración, entre los síntomas del ‘long covid’

Imagen referencial. Los síntomas del 'long covid' pueden ser nuevos tras la recuperación inicial o persistir desde el inicio de la enfermedad. Foto: Pixabay

En octubre del 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la primera definición clínica oficial de la enfermedad ‘pos-covid-19‘ o ‘long covid‘, acordada tras una consulta mundial y publicada para facilitar el tratamiento de los enfermos.

Al publicar la definición, la OMS señaló que es importante porque si bien la mayoría de pacientes que padecen covid-19 se recuperan completamente, algunos otros sufren efectos a largo plazo en su organismo, en los sistemas pulmonar, cardiovascular y nervioso, así como efectos psicológicos.

En su definición, la OMS indica que la condición pos-covid se produce en personas con antecedentes de infección probable o confirmada por el SARS-CoV-2, generalmente tres meses después de la aparición de la enfermedad con síntomas que duran al menos dos meses y que no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo.

Los síntomas más comunes son la fatiga, la dificultad para respirar y la disfunción cognitiva, pero también se pueden dar otros que suelen repercutir en el funcionamiento cotidiano del enfermo.

Estos síntomas, señala la OMS, pueden ser de nueva aparición, tras la recuperación inicial de un episodio agudo de covid-19, o pueden persistir desde el inicio de la enfermedad. Estos también pueden fluctuar o puede haber recaídas con el tiempo.

Esta definición se da después de las advertencias de la OMS sobre el ‘long covid’ meses después del inicio de la pandemia, en 2020. Un documento del organismo indica que la mayoría de las personas con covid-19 experimentan síntomas leves o una enfermedad moderada y aproximadamente el 10-15% de los casos evoluciona a una enfermedad grave, y alrededor del 5% se vuelve críticamente enfermo.

Normalmente, las personas se recuperan de la enfermedad después de dos a seis semanas. Sin embargo, en ciertas personas, algunos síntomas pueden persistir o volver a aparecer por semanas o meses luego de la recuperación inicial y esto podría traer complicaciones médicas con problemas de salud duraderos.

En un informe más actual de la Oficina Europea de la OMS se reveló que una de cada diez personas afectadas por el covid-19 presentan síntomas 12 semanas después de haber superado la infección.

Según el reporte, alrededor de una cuarta parte de los enfermos continúa teniendo síntomas un mes después, una condición que incluye desde dolor muscular y en el pecho a fatiga, problemas de respiración y lagunas mentales.

La probabilidad de padecer covid persistente no parece estar asociada con la severidad de la infección inicial y algunos grupos están aparentemente más dispuestos a sufrirla, como los trabajadores sanitarios y las mujeres, según el informe.

La valoración médica es clave después de superar el covid-19

En casi dos años tratando a pacientes con covid-19, el médico Luis Miguel Hidalgo señala que lo más frecuente que ha visto en quienes se han recuperado de la enfermedad es cansancio, tos persistente y dolores musculares y de cabeza.

Comenta también que ha tenido casos de hipertiroidismo, trastornos hepáticos y pacientes con dolor en el pecho que está relacionado con una pequeña inflamación alrededor de las fibras cardíacas, a nivel del miocardio.

El galeno sostiene que esos síntomas son pasajeros y en su experiencia no deberían durar mucho tiempo. Por ello, resalta, es importante que la persona que superó la enfermedad se haga una valoración médica y de ser el caso seguir un tratamiento para evitar complicaciones.

«Si existe una sintomatología que le cause problema al paciente que superó el covid-19 debe realizarse un seguimiento», indica Hidalgo.

De su parte, la neumóloga Belén Noboa explica que entre las secuelas que más ha visto entre sus pacientes están pérdida del cabello, de la memoria, del sueño, baja de peso y fatiga.

Por otro lado, agrega la especialista, las personas que se quedaron con lesiones pulmonares, es decir pacientes que necesitaron de oxígeno o de rehabilitación respiratoria y física, a los tres meses la mayoría se recupera.

En los casos de las personas que padecieron fibrosis pulmonar (enfermedad que se produce cuando el tejido pulmonar se daña y aparecen cicatrices), Noboa indica que de lo que ha visto en su práctica son pacientes que ya tenían algo de base, por ejemplo, daño en un pulmón que no lo sabían y con el covid su condición empeoró.

«Hay casos muy seleccionados que se quedaron con daños a largo plazo pero aun así no hay que descuidarse y prestar atención si es que los síntomas persisten después de la recuperación», señala.