Nebot dice que no apoyarán la creación de impuestos …
Fiscalía anuncia nueva investigación que vincularía …
Decomisan un arma y dos cuchillos durante operativo …
Hijo de Bolsonaro da positivo para covid-19 tras vol…
China declara ‘ilegales’ todas las trans…
Judicatura convoca a un nuevo concurso público para …
Hillary Clinton, rectora de una universidad irlandesa
Diálogo con asambleístas por Ley de Oportunidades ar…

Culturas Puruhá y Panzaleo se exhiben en Guano

Una de las atracciones es el cadáver del párroco Fray Lázaro de Santofimia.

Una de las atracciones es el cadáver del párroco Fray Lázaro de Santofimia.

Estudiantes universitarios y escolares son los visitantes más asiduos del museo. Fotos: Glenda Gacometti / EL COMERCIO

Una colección de cerámicas decoradas y talladas a mano se ­exhiben en el museo de Guano. Al menos 22 piezas de las culturas Puruhá y Panzaleo, que se recuperaron en un antiguo cementerio prehispánico, son parte de los atractivos turísticos de este cantón, en el norte de Chimborazo.

La colección incluye pondos, cántaros, trípodes, tiestos, platos ceremoniales y una gran variedad de objetos que muestran parte de la vida y las creencias de los antiguos habitantes de la provincia.
Varias de las artesanías en exhibición fueron halladas por el arqueólogo Jacinto Jijón y Caamaño, durante sus visitas a Guano.
Los objetos fueron encontrados en la comunidad Alao.

Arqueólogos e investigadores presumen que ese sitio era utilizado como un cementerio y espacio ritual, por la gran cantidad de evidencias arqueológicas que se encontraron allí.

“Eso lo convirtió en el sitio preferido de los huaqueros, que han hecho excavaciones ilegales desde hace unos 30 años, causando daño a la preservación de la historia. Aquí tenemos algunos objetos que se pudieron recuperar”, cuenta Zenaida Cuzco, responsable de la atención en el museo.

Una de las atracciones es el cadáver del párroco Fray Lázaro de Santofimia.

Otra parte de la colección no está en exhibición, por el valor de las piezas. Se trata de joyería y de accesorios de oro fundido, así como de objetos de obsidiana. Esas antigüedades están bajo la custodia del Banco Central del Ecuador.

Los estudiantes escolares y universitarios son los visitantes más asiduos del museo, cuya sala arqueológica no es la única atracción.

Los visitantes llegan intrigados para conocer el cadáver momificado del párroco franciscano Fray Lázaro de Santofimia, quien falleció en 1560. Su cuerpo se conservó en excelente estado, al igual que el de un roedor que le acompañaba en el féretro.

“Se trata de una momificación natural, muy poco usual. Por eso llama tanto la atención de los visitantes”, cuenta Cuzco.

Suplementos digitales