La tasa de homicidios en Ecuador se duplicó en los ú…
Migrantes alistan caravana a Ciudad de México
Freddy Carrión fue sentenciado a tres años de cárcel…
Comunidades indígenas de la Amazonía piden reparació…
Colectivos realizaron plantón en Puyo contra femicidio
Mujer embarazada resulta herida en volcamiento de au…
‘Quito es paz’: Lasso en plantón en la P…
Malecón de Guayaquil recupera visitantes a pesar de …

¿Cómo avanza Ecuador en el uso medicinal del cannabis?

Imagen referencial. La norma para la producción, comercialización y exportación del cannabis no psicoactivo y cáñamo industrial se emitió el 19 de octubre del 2020. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. La norma para la producción, comercialización y exportación del cannabis no psicoactivo y cáñamo industrial se emitió el 19 de octubre del 2020. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. La norma para la producción, comercialización y exportación del cannabis no psicoactivo y cáñamo industrial se emitió el 19 de octubre del 2020. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

La Comisión de Estupefacientes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió eliminar al cannabis y a su resina del listado de sustancias peligrosas y sin valor terapéutico (Lista IV de la convención de drogas de 1961). La medida se conoció la mañana de este miércoles 2 de diciembre del 2020.

Este es uno de los hitos más importantes que se han dado en las últimas décadas. “Es un reconocimiento a sus propiedades medicinales”, señala el investigador y experto, Omar Vacas Cruz.

Esta planta -anota- se utiliza para contrarrestar dolores oncológicos, epilepsia y demás problemas de salud. Pero también es útil en el ámbito cosmético, industrial y textil.

El 19 de septiembre del 2019, el Legislativo ecuatoriano aprobó su despenalización. Sin embargo, desde esa fecha no se han registrado avances significativos.

Vacas recuerda que el 19 de octubre del 2020 (a más de un año de su aprobación) se emitió la norma para la producción, comercialización y exportación del cannabis no psicoactivo y cáñamo industrial. Estuvo a cargo del Ministerio de Agricultura y Ganadería (Magap).

“Aún estamos en el inicio del camino. El Magap incluyó licencias para la producción, pero se esperan los montos de las tasas que se deben pagar por concepto de comercialización de semillas, cultivo de cáñamo, importación y demás”.

El Ministerio de Salud Pública, a través de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), aún está en proceso de elaboración de la norma legal. Allí se incluirán requisitos que se solicitarán a los interesados en la producción e importación de fármacos, productos naturales de uso medicinal, homeopáticos, etc.

Además, se darán detalles sobre la obtención del registro o notificación sanitaria, dependiendo del tipo de producto, según un comunicado enviado por el ente de control.

Como parte de la elaboración de la normativa técnica se establece el proceso de socialización externa del reglamento. Se incluye una consulta pública, observancias, reuniones con organizaciones y demás.

Alexis Ponce, de la agrupación de familiares y pacientes con enfermedades catastróficas, sostuvo que esperan concretar las reuniones con las autoridades sanitarias para apoyar en la construcción de la reglamentación. Aún no se tiene una fecha exacta.

Él destacó la votación del Estado ecuatoriano que apoyó la eliminación del cannabis del listado de la ONU. “El mundo se apresta a ver el nacimiento de un nuevo paradigma medicinal en el siglo XXI; superará al que estuvo en boga y servía para el tratamiento del dolor y la enfermedad: los opiáceos”.

Ponce además anunció que la agrupación apoyará procesos de despenalización en otros países, como Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

En la región hay al menos siete países que han aprobado el uso terapéutico del cannabis, entre ellos, Uruguay, Argentina, Colombia, Perú y Ecuador.

Suplementos digitales