Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

¿Cómo afecta la pandemia por covid-19 la vida sexual de las personas?

La pandemia cambió prácticamente todo, el sexo y la intimidad no quedaron fuera de esta realidad. Foto: Freepik

La pandemia del covid-19 afectó de diferentes formas a todo el mundo. Recientes estudios muestran cómo durante los dos últimos años algunas personas han visto deteriorarse su vida sexual y para otras personas las relaciones íntimas han mejorado considerablemente.

De acuerdo a estos estudios científicos se pone en evidencia varios factores. La pandemia afectó sobre la función sexual, sobre los comportamiento sexuales, el miedo y el deseo.

Algunas parejas antes estaban sobrecargadas con trabajos y compromisos fuera de casa. Con el confinamiento por la pandemia tomaron un respiro que les permitió bajar el ritmo y dedicar más tiempo a los momentos íntimos.

A continuación les presentamos algunos de los factores de cambio en la vida sexual de las personas. Reporte tomado del medio de comunicación Semana.

Efecto sobre la función sexual

La función sexual engloba los procesos y respuestas sexuales de deseo, excitación, orgasmo y satisfacción con la relación, así como el dolor y la erección. Partiendo de esta definición, varios estudios han identificado una disminución reciente en la valoración de la función sexual de parte de hombres y mujeres en comparación con antes de la pandemia.

No obstante, no faltan investigaciones que concluyen que, para una parte de la población, la función sexual ha permanecido igual, o incluso ha mejorado. Aunque reconocen que estos casos son menos frecuentes.

Efecto sobre los comportamientos sexuales

Existe una gran variabilidad en cuanto a cómo la pandemia y el distanciamiento social han influido en los comportamientos sexuales de las personas.

Uno de los hallazgos más consistentes es que aproximadamente 2/3 de las personas han tenido menos relaciones sexuales que antes de la pandemia. El tercio restante tuvo más sexono se vio afectado o varió su repertorio.

Mientras que las relaciones sexuales en pareja se resintieron más, la masturbación aumentó significativamente. Por otro lado, aunque la pandemia le ha salido cara a nuestra salud mental y física, se ha demostrado que una intimidad más activa funcionó como factor protector frente a la ansiedad y la depresión.

Miedo pudo aumentar el deseo de intimidad

Aunque los resultados expuestos parecen más que previsibles, entender las razones por las que han ocurrido no deja de resultar interesante. Los expertos manejan dos hipótesis principales: una procedente de la teoría del manejo del terror y otra relacionada con el modelo de control dual de la respuesta sexual.

Ernest Becker desarrolló la teoría del manejo de terror para entender por qué los humanos se esfuerzan por mejorar su autoestima como defensa contra la ansiedad relacionada con la muerte.

Así, eventos que amenazan la vida desencadenarían una cantidad significativa de estrés y ansiedad, llevando a un fuerte deseo de intimidad y cercanía. Esto explica por qué el deseo y los comportamientos sexuales aumentaron en unos y disminuyeron en otros.

Por su parte, el modelo de control dual distingue entre personas que ante la estimulación tienden a la excitación y aquellas que en la misma situación se inhiben. Así, mientras que la pandemia obstaculizó el deseo y la excitación sexual de algunos, a otros les dio la chispa necesaria para aumentar su libido.

¿Covid-19 se transmite sexualmente?

Aunque a estas alturas los datos aún no son concluyentes, existen algunos informes que descartan la presencia del virus en secreciones gonadales.

No obstante, también los hay que detectan su presencia en el semenlas secreciones vaginalesla orina y las heces, si bien en bajas proporciones. De esto se deduce que, aunque su transmisión sexual parece baja e infrecuente, no se puede descartar que podamos transmitir y contraer covid-19 sexualmente.

La #OMS contabiliza más de 160 casos en niños de 11 países. Estos son los síntomas asociados » https://bit.ly/3OyMcdf

Posted by El Comercio on Monday, April 25, 2022