17 de marzo de 2020 00:00

Reserva Marina Cantagallo- Machalilla cumple cinco años

La reserva tiene una gran población de mantarrayas gigantes. Foto: Alex Mustard / WWF y naturepl.com

La reserva tiene una gran población de mantarrayas gigantes. Foto: Alex Mustard / WWF y naturepl.com

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Isabel Alarcón
Redactora (I)
ialarcon@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La zona de mayor agregación mundial de mantarrayas gigantes se encuentra en Ecuador. Más de 3 000 individuos se congregan cada año en la Reserva Marina Cantagallo- Machalilla, creada para proteger a las especies comerciales y a las que son de importancia para la conservación.

En este 2020, esta área protegida cumplió cinco años desde su establecimiento y se ha convertido en una de las reservas marinas más grandes del país. Actualmente, tiene una extensión de 142 266,45 hectáreas y está ubicada frente a los cantones de Puerto López, Jipijapa y Montecristi, en Manabí.

Jorge Samaniego, oficial de conservación del programa marino del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Ecuador, explica que esta zona fue creada por la necesidad de proteger los recursos pesqueros y a las especies no comerciales que habitan o se movilizan por esta área.

Hasta el momento se ha contabilizado la presencia de alrededor de 365 especies de peces y 84 de mamíferos marinos y terrestres. Se pueden observar cetáceos, tortugas, tiburones y mantarrayas.

Según los estudios de la Fundación Megafauna Marina del Ecuador (FMME), en Cantagallo-Machalilla se ha fotoidentificado la agregación de mantarrayas gigantes más grande a escala mundial. El número de ejemplares en esta zona supera a los de México y Brasil, conocidos por la abundancia de esta especie.

Samaniego dice que estos animales cumplen una parte importante de su ciclo de vida en el país. Las mantarrayas gigantes son migratorias y permanecen en esta zona desde mayo hasta octubre.

Los estudios han revelado que la mayor parte de individuos que llegan a la reserva es de adultos. Por eso se cree que acuden a esta área para alimentarse y reproducirse.

Estos animales miden entre cuatro y seis metros y no son peligrosos para los humanos. Esto se ha convertido en una preocupación porque las personas ya no les tienen temor y ha aumentado la interacción entre ambos.

La idea es aprovechar la presencia de las mantarrayas para potenciar el turismo sostenible. Como parte del programa Gigantes del Pacífico de WWF, junto con FMME y la Subsecretaría de Gestión Marino y Costera, se está trabajando en un plan para la observación controlada de estos animales.

Otro de los objetivos es el manejo sostenible de los recursos pesqueros. Según Samaniego, la intención no es que se deje de pescar, sino que se lo haga responsablemente.

Mediante la construcción participativa de un plan de manejo, se logró transmitir el mensaje de que esto representa una oportunidad para el desarrollo de su actividad pesquera. El plan de manejo aún no está oficializado y se espera que se concrete este año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)