Conaie y poderes del Estado mantienen reunión tras 1…
Autopista General Rumiñahui cerrada por manifestantes
Integrantes de la Conaie, expectantes por reunión co…
Gobierno llega a reunión con la Conaie en la Basílica
Guillermo Lasso sobre precio de combustibles: 10 cen…
Mesas técnicas del Ministerio de Salud trabajan en …
Agricultura fija nuevo precio de la caña de azúcar
Rusia ataca un centro comercial en el centro de Ucrania

Arrestan a comerciante ecuatoriana que vendía frutas en Nueva York

La mujer fue arrestada en el metro de Nueva York, en Estados Unidos, por vender magos y kiwis en las instalaciones del transporte público. Foto: capturas de pantalla / redes sociales

Una ecuatoriana fue arrestada en Nueva York, Estados Unidos, mientras vendía frutas en la estación del metro de esa ciudad.

La vendedora, identificada como María Falcon, estaba junto a su hija y otro comerciante autónomo en el momento de la detención.

Ella indicó que se sintió “aterrorizada” porque la esposaron, pese a que lleva más de diez años trabajando, según el portal AM Nueva York.

Los policías escoltaron a Falcon en la estación y, además, decomisaron su mercadería (mangos y kiwis) que transportada en un carrito.

Los videos del momento en el que la arrestan causaron revuelta en redes sociales.

Frente al hecho, varias organizaciones de derechos humanos expresaron su inconformidad por el proceder de la policía y acusaron que la detenida sufrió violencia y racismo.

Street Vendor Project, una organización que defiende los derechos de los vendedores ambulantes y pequeñas empresas en Nueva York, colgó los videos en redes, lamentando la situación.

“Trato horrible para María, una madre, empresaria inmigrante y su hija que lo filmó. (…) Vergüenza para nuestra ciudad por elegir la crueldad, en lugar de apoyar a las madres trabajadoras”, escribió la organización en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con medios locales, Falcon, tiene en orden todos sus permisos para vender sus productos en la vía pública. Ella cuenta con una licencia como vendedora de alimentos, paga impuestos por su trabajo e incluso aprobó los cursos de seguridad alimentaria exigidos por las autoridades, según señala el medio City Limits.

El senador Kevin Parker y Shahana Hanif, integrante del Consejo de la Ciudad de Nueva York, se refirieron a la acción como un “caso inaceptable de acoso racista”.