Detectan 4 casos de covid-19 en el Tíbet tras más de…
IESS alista transición en el ‘call center’
Gustavo Petro apunta al pragmatismo con Ecuador y la…
14 días claves para ratificar a precandidatos elegid…
Petro convoca a terminar con seis décadas de violenc…
Perú y España acuerdan firmar un nuevo marco de cooperación
Un incendio destruye el puente de madera más largo de China
Policía acusado de asesinar a campeón mundial de ju-…

Misterio y humor en el filme ‘Knives Out’

Daniel Craig interpreta a un ingenioso y refinado detective que no descansará hasta descubrir al autor de un crimen. Foto: imdb.com

Daniel Craig interpreta a un ingenioso y refinado detective que no descansará hasta descubrir al autor de un crimen. Foto: imdb.com

Daniel Craig interpreta a un ingenioso y refinado detective que no descansará hasta descubrir al autor de un crimen. Foto: imdb.com

Daniel Craig regresa a la pantalla para involucrarse en un misterioso crimen, pero esta vez no lo hará como el agente 007, sino como Benoit Blanc, un sagaz y peculiar detective privado, en la película ‘Knives Out’.

A primera vista, la cinta del director y guionista Rian Johnson parece una reiteración de los mecanismos, la estética y la narrativa de las novelas policíacas más tradicionales.

En un primer momento, Johnson pone a todos los personajes sobre el tablero y reúne a los Thrombey, una curiosa y disfuncional familia. Todos se encuentran en la vieja mansión renacentista del patriarca y famoso escritor de misterio Harlan Thrombey (Christopher Plummer), al cuidado de la enfermera Marta Cabrera (Ana de Armas), para celebrar su cumpleaños número 85.

A la mañana siguiente, el anciano está sin vida, con una herida en el cuello y un cuchillo en la mano, en lo que parece ser un claro caso de suicidio.

El detective Benoit Blanc entra en escena y el director recurre a este personaje para dar inicio al juego de acertijos, separar a los personajes y reconstruir la escena del crimen a partir de una serie de relatos, en los que se van revelando contradicciones, intrigas y oscuros intereses familiares.

Con su actuación, Craig evoca la elegancia, refinamiento y astucia del Hercule Poirot de Agatha Christie y ofrece, desde la parodia al propio James Bond, dos versiones de un mismo personaje.

El director lleva el homenaje a los grandes relatos criminales y sus autores a su propio terreno, con diálogos ingeniosos, giros que no dejarán de sorprender hasta el final y personajes que rebasan la superficialidad para apropiarse de temas políticos y sociales contemporáneos.

En conjunto, Johnson reimagina el clásico relato del misterio sin resolver y lo refresca con un atractivo elenco de estrellas, un competente balance entre humor y suspenso y una aguda visión del entorno social y familiar del siglo XXI.

Las piezas del rompecabezas están tan bien repartidas que el espectador disfrutará intentando descifrar el entretenido enigma mientras saborea sus palomitas en la butaca.