3 de abril de 2019 15:01

Laika Studios, un refugio para los sueños y creaciones en 'stop motion' 

Un detrás de las escenas durante la instalación de una escena de la película de animación 'Missing Link' en Laika Studios. Foto: EFE.

Un detrás de las escenas durante la instalación de una escena de la película de animación 'Missing Link' en Laika Studios. Foto: EFE.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mientras el cine actual se deja llevar por la recreación digital y los efectos especiales más avanzados, en Laika Studios un grupo de locos, que ahora presentan la cinta 'Missing Link', siguen empeñados en la animación más artesanal y en la delicada y complejísima técnica del "stop motion".

Los responsables de aclamadas películas como 'Coraline' (2009) o 'Kubo and the Two Strings'  (2016) apuestan en esta ocasión por las aventuras clásicas y el indomable espíritu de los exploradores en 'Missing Link', filme que se estrenará en Estados Unidos el 12 de abril del 2019 y cuyo reparto en la versión original incluye las voces de Hugh Jackman, Zoe Saldaña y Zach Galifianakis.

En este largometraje, Sir Lionel Frost, un elegante y tenaz aventurero británico, recibe una carta de una misteriosa criatura que parece ser el eslabón perdido de la humanidad. 

"Es un poco como Indiana Jones, un poco como Sherlock Holmes, un poco como Planes, Trains & Automobiles y un poco como Around the World in Eighty Days", explicó el director Chris Butler en una visita a Laika Studios en la que participó EFE. 

Video: YouTube, cuenta: Movieclip Trailers. 

"Es una gran, colorida y épica aventura", agregó. A más de 1 500 kilómetros de Hollywood, Laika Studios cocina sus secretos de animación en Portland (EE.UU.), una de las ciudades más progresistas y culturalmente vibrantes del país y que además cuenta con un envidiable entorno natural repleto de bosques y montañas.

Ahí estableció en 2005 Travis Knight, hijo del dueño de Nike Phil Knight, este estudio que es una oda a la paciencia, a la precisión y al mimo del "stop motion", una técnica también conocida como animación fotograma a fotograma.

Esta técnica, que ya empleaban pioneros del cine como Georges Mélis o Segundo de Chomón, consiste en unir fotografías con variaciones minúsculas entre ellas para aparentar la sensación de movimiento.

Pero esa ilusión, casi mágica al crear dinamismo a partir de imágenes estáticas, requiere un cuidado extremo y una coordinación superlativa de todo el equipo para que el sueño de la animación no vuele por los aires.

Y es que es relativamente fácil crear "stop motion" con solo la maqueta de un personaje "moviéndose", pero la cosa se complica cuando, como en 'Missing Link', tienes entre manos una epopeya que recorre el mundo, numerosos roles diferentes, ambiciosas escenas de acción, y unos decorados muy detallados que van de un barco en plena tormenta a las cumbres nevadas del Himalaya.

Un ejemplo concreto: si en la película aparece una pelea en una taberna del Salvaje Oeste, hay que animar, fotograma a fotograma, la botella que cae, el puñetazo que vuela y el golpeado que se desploma, todo al mismo tiempo.
"A veces, los animadores durante el rodaje cambian hasta 24 caras diferentes (del personaje) para un segundo de película", ejemplificó John Craney, que supervisa las marionetas en Laika Studios.

Cada papel, sea el refinado Sir Lionel Frost o el juguetón Mr. Link, cuenta con perfectas marionetas en miniatura y moldeables, además de cientos de caras intercambiables, para que los animadores puedan alcanzar la máxima expresividad.

En este sentido, el proceso de filmación debe contar con la minuciosidad de un cirujano: directores de fotografía, animadores o iluminadores tienen que ir al mismo compás para clavar cada uno de los fotogramas sin que haya saltos.
Las impresoras 3D son imprescindibles para lograr con exactitud la pieza ideal o el rostro preciso que necesita cada personaje.

Y donde no llegan las máquinas, entra el trabajo artesanal y microscópico: el cabello de Adelina Fortnight se hizo con unos 600 metros de hilo entrelazado a mano.

110 sets diferentes y más de 106 000 caras distintas de personajes para una película compuesta por 1 486 planos son algunas de las alucinantes cifras de 'Missing Link' que reflejan la alocada pasión de Laika Studios por el 'stop motion'.

Arianne Sutner, productora del filme, defendió la "identidad única" de Laika Studios ante gigantes como Pixar.

"Estoy muy orgullosa de nuestra posición (...). Estamos haciendo películas muy personales (...). Hay lugares increíbles por ahí y lo hacen muy bien, pero creo que nadie está haciendo exactamente lo que hacemos nosotros", aseguró al referirse a sus cintas como "pequeñas y perfectas gemas".

Y aunque camine a pasos de hormiga en un mundo tecnológico que aspira a la velocidad del rayo, Laika Studios puede presumir de que todas sus películas hasta ahora ('Coraline', 'ParaNorman', 'The Boxtrolls' y 'Kubo and the Two Strings') fueron nominadas al óscar a la mejor cinta de animación

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)